El presidente del COI critica la actitud norteamericana

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), lord Killanin, ha sugerido que se programen las futuras olimpiadas de manera que no coincidan con el año electoral en Estados Unidos.En una entrevista que publicó ayer el semanario alemán Stern, lord Killanin responsabilizó al Gobierno norteamericano de querer apropiarse para su provecho político de los Juegos Olímpicos.

«Los Juegos están ahí no para separar al mundo, sino para unirlo, y los políticos no deberían utilizar a los deportistas para resolver sus problemas políticos», señala el presidente del COI.

Mientras tanto, el Gobierno británico ha decidido aconsejar a los atletas que no asistan a los Juegos Olímpicos que se celebrarán próximamente en Moscú, anunció ayer, en Londres, la primera ministra Margaret Thatcher, en la Cámara de los Comunes.

La premier británica dijo que se decidió tal cosa tras saberse que el Comité Olímpico Internacional no aceptaba el boicot a la Olimpiada de Moscú.

Por su parte, el primer ministro de Canadá, Joe Clark, deploró en Hamilton (Ontario) «la mala decisión del Comité Olímpico Internacional».

«La posición de nuestro Gobierno será la de tratar de convencer a los canadienses para que no participen en los Juegos», declaró el primer ministro conservador, en el curso de una entrevista televisiva a cinco días de las elecciones legislativas, que, según los sondeos, puede perder.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En la República Federal de Alemania (RFA), el ministro de Asuntos Exteriores, Hans Dietrich Genscher, se mostró a favor de que las olimpiadas se celebren en el futuro siempre en Grecia, tal como propuso el primer ministro griego, Constantino Karamanlis.

Satisfacción soviética

Mientras se producen estas críticas occidentales, la prensa soviética se congratuló ayer de la «decisión lógica» del Comité Olímpico Internacional (COI) de mantener la celebración de los Juegos de verano en Moscú.

«Numerosos atletas, entrenadores y funcionarios del deporte norteamericano apoyan esta decisión», afirma el diario Pravda en una crónica fechada en Lake Placid.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS