El director en Madrid de Aeroflot, detenido por los servicios militares de seguridad

Oleg Suranov, director de la compañía aérea soviética Aeroflot en Madrid, fue detenido ayer en la capital española por los servicios de inteligencia del Ministerio de Defensa, acusado de actividades de espionaje a favor de la Unión Soviética.Una fuente oficial aseguró que el señor Suranov fue sorprendido in fraganti por los servicios de contraespionaje españoles, pero afirmó carecer de información sobre la actividad concreta que realizaba en esos momentos, y añadió: «Tan sólo puedo decir que se le ha encontrado suficiente material como para fundamentar que realizaba actos de espionaje.»

Relacionado con este caso, se informó desde Moscú que recientemente las autoridades españoles han hecho saber al Gobierno soviético sobre la conveniencia: de «remover» a seis hombres que realizan actividades para la Administración soviética en España.

Al parecer, la detención de Suranov estaría relacionada con este caso, si bien el Gobierno español aconsejó a la URSS que los seis funcionarios citados, cuya identidad y posición no se reveló, abandonasen España sin necesidad de hacer públicas y oficiales las medidas contra ellos.

A primeras horas de la noche de ayer, se rumoreó sobre la posibilidad de que Oleg Suranov fuese expulsado inmediatamente de España, a raíz de que fuentes de la Seguridad Civil del Estado asegurasen que habían recibido la orden de dicha expulsión.

En estos casos, se respeta la voluntad del inculpado sobre el lugar de destino. El próximo avión de Aeroflot con destino a Moscú saldrá mañana de Madrid, a las 8.55 (hora peninsular).

La detención de Suranov es la quinta que se produce entre funcionarios soviéticos desde el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Madrid y Moscú, en febrero de 1977.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El 5 de marzo de ese mismo año, era expulsado el delegado comercial Yuri Pivovarov, a quien se le inculpó de realizar espionaje en materia de armamento e industria pesada.

Tres meses después le seguía el funcionario de la sociedad mixta de pesca Intramar, Guenadai Sveslinikov, cuya detención, efectuada en Aranjuez, guarda ciertas similitudes con la del propio Suranov. Sveslinikov fue arrestado por agentes del servicio secreto militar cuando llevaba consigo un paquete que contenía material clasificado de interés para la defensa nacional española.

También acusado de espionaje fue expulsado de España el delegado comercial Yuri Ysaev, el 22 de abril de 1978. Por idéntico motivo partió obligatoriamente para Moscú Yuri Popov, exactamente un mes después que su colega en la delegación comercial Ysaev.

Sobre las sospechas de una vinculación entre los servicios de espionaje soviéticos, el KGB, o la variante militar GRU, con grupos terroristas españoles, el propio ministro de Asuntos Exteriores de la URSS, Andrei Gromiko, lo calificó de «disparate» el pasado julio.

Protesta de la embajada soviética

La embajada de la URSS en España facilitó a Efe, a las 2.15 de la madrugada de hoy, una nota en relación con la expulsión del director de Aeroflot, que dice textualmente:

«La embajada de la URSS expresó su protesta ante el Ministerio de Asuntos Exteriores contra las medidas. provocativas adoptadas hacia el representante general de Aeroflot en España, Oleg Suranov. La embajada desmiente las noticias aparecidas en algunos medios de información españoles, en el sentido de que en el transcurso de los últimos meses algún ciudadano soviético haya abandonado España bajo la acusación de supuestas actividades no autorizadas. Se trata de una tentativa evidente de introducir complicaciones en las relaciones soviético-españolas.»

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS