Pacto social para abordar la reconversión industrial del País Vasco

El País Vasco, que durante más de cien años ha sido receptor de mano de obra, y cuyos niveles de desempleo han sido siempre marginales, finalizó el año 1979 con 90.000 parados, lo que supone casi el 11% de la población activa. Para nadie es un secreto, por otra parte, que la crisis económica iniciada en 1974 ha incidido en Euskadi con caracteres particularmente graves. Y ello por coincidir los factores coyunturales generales con la crisis estructural de sectores que, como la siderurgia, la construcción naval o la de bienes de, equipo, habían constituido hasta ahora los pilares de la economía vasca.De ahí el interés concedido en los más diversos medios sociales al tema de la posible reconversión de la industria vasca, es decir, de la paulatina sustitución de los sectores en crisis por otros en expansión que permitieran, a medio plazo, poner fin a la escalada del desempleo. Ese interés se ha quedado, sin embargo, las más de las veces, en la mera fórmula, sin que nadie se sintiera capaz de concretarla en planes específicos en que se fijasen no sólo los objetivos, sino la forma de alcanzarlos. incluyendo la forma de financiarlos.

Intentar materializar la fórmula en un estudio capaz de concreción sectorial es el objetivo del estudio iniciado hace dos años por el Instituto Vasco de Estudios e Investigación (IKEI), cuyos responsables presentaron ayer un primer avance de sus investigaciones.

El estudio de lKEI, que cuenta con el asesoramiento de una empresa noruega de consulting, constará de dos partes complementarias: un análisis de «estrategia industrial», que fije las perspectivas de reconversión que serían más favorables en principio y un «diagnóstico socioeconómico», que ofrezca un mapa de las posibilidades reales de cada comarca en materia de equipamientos, dinámica de población, posibilidades de formación, etcétera. Las conclusiones finales serán el resultado de la comparación entre ambos estudios, marcando así el punto de adecuación óptimo entre las expectativas y las posibilidades.

El propio Juan Luis Lloréns, responsable del estudio, reconoció las limitaciones del mismo, comenzando por la no toma en consideración de los sectores primario y terciario y por la reducción a siete de los sectores industriales analizados de manera específica. Estos sectores, seleccionados en base a criterios de previsiones sobre expansión futura y de mayor o menor tradición en el marco vasco, son: papel, alimentación, productos químicos, suministros eléctricos, petroquímica, siderurgia básica y fabricación de maquinaria.

El trabajo -«que no pretende ser un recetario», según matizó Lloréns- está planteado a medio plazo y sin tomar en consideración, por tanto, posibles transformaciones infraestructurales -comunicaciones, por ejemplo-, previsibles sólo a largo plazo.

Adelantándose en cierto modo a posibles críticas, los portavoces de lKEI precisaron que la capacidad de generación de empleo es el criterio prioritariamente considerado para la definición de la estrategia de reconversión. Coyunturalmente, sin embargo, el cierre o cambio de actividad de una serie de industrias implicará un aumento del paro, que habrá que intentar reducir con diversas medidas. Esa situación puede provocar, por otra parte, un cierto incremento de la tensión laboral, por lo que un acuerdo previo entre patronales y centrales sindicales seria imprescindible para llevar adelante la reconversión.

Esto último vale también de cara a la búsqueda de financiación. Los autores del estudio dijeron desconocer en qué datos se basó el presidente Garaikoetxea para asegur, en rueda de prensa celebrada la semana pasada, que diversos grupos inversores extranjeros estarían interesados en un relanzamiento de la economía vasca, pero sí adelantaron su opinión de que esa captación de capitales inversores extranjeros sólo será posible tras un período previo de normalización de las relaciones laborales. En ese sentido, abogaron por un «pacto social» de ámbito vasco que recogiera las especificidades de la crisis en Euskadi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de febrero de 1980.

Lo más visto en...

Top 50