Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CANARIAS

Petrolero hundido en alta mar cuando navegaba hacia Tenerife

Una fuerte explosión se produjo ayer en el petrolero de bandera liberiana, de 92.000 toneladas de registro bruto, Salem, cuando navegaba en alta mar desde Dakar a Santa Cruz de Tenerife. La alarma se produjo a medida que transcurrían las horas y el petrolero siniestrado, que viajaba cargado de crudos, no arribaba a Santa Cruz, pues su llegada al puerto tinerfeño estaba prevista para las nueve de la mañana. Iniciadas las gestiones para aclarar el paradero del buque, las autoridades supieron que un grave siniestro se había producido a bordo del supertanque, y que, tras una enorme explosión, se había ido a pique.

Esta explosión tuvo lugar pocas horas después de que el supertanque abandonara la capital de Senegal, y por el momento se desconocen las causas que lo produjeron. Fuentes procedentes de Dakar han afirmado que el siniestro se desarrolló con gran rapidez, pese a lo cual sus tripulantes pudieron lanzarse al mar antes de que se hundiera definitivamente.

Los tripulantes, según parece, fueron rescatados posteriormente por otro navío, el Trident, que navegaba en las cercanías del barco siniestrado y los transportó al puerto de Dakar.

Por el momento se ignora si en el siniestro se ha registrado alguna víctima mortal o si alguno de los tripulantes ha desaparecido o sufrido heridas de gravedad.

Este siniestro, según han manifestado círculos pesqueros canarios, puede ser muy grave para la flota canaria de capturas, ya que el crudo caído al mar podría, a causa de las corrientes marinas de la zona, contaminar el banco pesquero sahariano. De momento, se ignora si la armada de Senegal ha adoptado algún dispositivo de emergencia para evitar que la marea negra alcance zonas pesqueras o costeras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de enero de 1980