Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escándalo en Italia con el descubrimiento de un juego de quinielas clandestino

Está a punto de estallar un gran escándalo en el fútbol italiano. Se habla de un tráfico de apuestas clandestinas ilegal, que equivalen a la cifra ya altísima de las quinielas oficiales, que tocan los 1.000 millones de pesetas semanales. En este juego clandestino podrían estar envueltos partidos de fútbol y jugadores concretos, comprados bajo cuerda para ayudar a asegurar ciertos resultados. Lógicamente, los mayores implicados serían los porteros de los grandes equipos de Primera y Segunda División, cuyos partidos son el objeto de las apuestas ocultas.Si lo que hasta ayer era sólo un rumor se revelara una realidad, se trataría de la muerte del fútbol italiano. Afirmaban ayer los observadores que no se trata sólo de simples rumores o de «suposiciones calumniosas». como habían afirmado los entrenadores de los mayores equipos; ha quedado demostrado ayer con la noticia en primera plana de todos los diarios italianos de que la fiscalía de la República acaba de abrir una investigación oficial contra el juego clandestino y las apuestas en el fútbol. Y, en realidad, ya la Federación Nacional de Fútbol estaba dispuesta a presentar una denuncia contra desconocidos. Las dos acusaciones que podrían configurarse son «estafa agravada y evasión fiscal», porque se trataría de partidos con «truco» y de sumas ingentes de dinero que no pagan impuestos. A los jugadores que ya hoy se les ofrecen premios por las victorias, podrían obtener mayores ventajas por dejarse ganar para obtener mayores ganancias de los organizadores del juego clandestino. De este modo, también serían engañados todos los millones de ciudadanos que juegan legalmente cada semana a las quinielas, porque no podrían hacer ninguna previsión sobre los resultados si existe bajo cuerda un acuerdo entre jugadores y «mafia del juego ilegal».

Los mismos jugadores que se han indignado ante la sospecha de ser cómplices en esta operación de millones, afirman que «no es una novedad que este juego clandestino existe desde hace tiempo». Alguno afirma que él mismo ha jugado alguna vez, pero que esto no quiere decir que los jugadores hayan hecho trampas para favorecer una apuesta u otra.

¿Cómo se juega en estas apuestas clandestinas? Las fichas se hacen en ciclostil. Se las pasan de unos amigos a otros bajo cuerda. Cada partida tiene su cuota para el signo «1», «X» y «2». Se trata generalmente de cuotas en centésimos. Por ejemplo, un equipo favorito al 150% quiere decir que paga, si gana, la suma apostada más una vez y media la misma suma. Naturalmente, se puede apostar por un solo equipo. Al juego se le llama martingala. Lo cierto, es que en el campo del fútbol, la decisión de la fiscalía de la República de abrir una investigación ha creado pánico e indignación, al mismo tiempo, entre los responsables del fútbol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de enero de 1980

Más información

  • Se sospecha que pueden estar implicados algunos jugadores