Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OLP aprueba la intervención soviética en Afganistán

Faruk Kadumi, presidente de la sección política de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que efectúa una visita amistosa a Bulgaria, declaró el viernes, en Sofía, que la URSS ha prestado una «ayuda altruista» a Afganistán.Según Kadumi, esta ayuda «ha irritado tanto al imperialismo estadounidense porque quería continuar explotando las riquezas naturales de Irán y Afganistán». Agregó además que Washington está tratando de establecer bases militares en el golfo Pérsico y en Oriente Próximo.

Kadumi señaló asimismo que las revoluciones en Irán y Afganistán constituyen un rudo golpe para el imperialismo.

«El pueblo árabe continuará su lucha contra la presencia del imperialismo de Estados Unidos», dijo Kadumi, «porque amenaza la paz no sólo en esta zona, sino en todo el mundo.»

Por su parte, Olof Palme, líder del Partido Socialdemócrata sueco, en la oposición, condenó ayer la intervención soviética en Afganistán, a la que califica de «violación del derecho internacional».

El ex primer ministro señaló que la intervención constituye «una brutal agresión y una flagrante violación del derecho a la autodeterminación de toda nación». «Contribuye», añadió, «a la escalada de la tensión en el mundo, entre el Este y el Oeste, y también entre el Norte y el Sur. Da pretexto para que otra superpotencia incremente su armamento y su presencia militar en zonas donde Estados Unidos no tenla bases antes.»

A su vez, el Gobierno de Brasil no adoptará sanciones económicas contra la Unión Soviética, excepto si hubiese alguna decisión en tal sentido en el seno de la Organización de las Naciones Unidas.

La cancillería brasileña recibió una invitación del secretario de Estado norteamericano, Cyrus Vance, para participar de la reunión que el lunes analizará en Washington el boicot de otros productos (además de cereales), como las oleaginosas (sojas) contra la Unión Soviética, a raíz de su intervención en Afganistán.

En cuanto a los sectores industriales de Alemania Federal, se oponen a un posible embargo comercial a la URSS, corno represalia por la intervención militar soviética en Afganistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de enero de 1980