Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LIDIA

Ha muerto el torero Nicanor Villalta

Uno de los más importantes matadores de todos los tiempos

En la madrugada del domingo falleció el matador de toros aragonés retirado Nicanor Villalta, uno de los más famosos e importantes lidiadores de toda la historia del toreo. Tenía 82 años.El fallecimiento se produjo en la clínica de la Cruz Roja de Madrid, donde llevaba varios días hospitalizado, como consecuencia de un cáncer pulmonar.

Gran estoqueador

Nicanor Villalta nació en Cretas (Teruel), el 20 de noviembre de 1897. Cuando tenía corta edad emigró su familia a México y en este país dio sus primeros pasos como lidiador. De regreso a España se presentó en Madrid, en la vieja plaza de la carretera de Aragón, el 22 de abril de 1922, con novillos de Moreno Santamaría, alternando con Morenito (le Zaragoza y Facultades.Un rotundo éxito, días después, en la misma plaza le abrió las puertas de la alternativa, que tomó en San Sebastián el 6 de agosto del mismo año, de manos de Luis Freg y con Marcial y Pablo Lalanda de testigos. Los toros pertenecían a la ganadería de José Bueno. El 21 de septiembre confirmó la alternativa en Madrid, con toros de Matías Sánchez. Fue su padrino Diego Mazquiarán Fortuna, y testigo, Emilio Méndez.

Villalta estuvo en activo ininterrumpidamente hasta 1935, año en que se retiró por primera vez. Reapareció en 1939 y toreó sin pausas hasta octubre de 1943, en que se cortó la coleta, en una de las corridas de la feria del Pilar. Días antes se despidió del público de Madrid, con gran éxito, en festejo en el que alternó con Morenito de Talavera y Domingo Dominguín.

Alcanzó gran fama como estoqueador y con la muleta fueron célebres sus «parones» al embarcar con la mano derecha. Entre sus efemérides más importantes cabe destacar el triunfo que obtuvo en Madrid el año 1935, cuando hubo de matar siete toros, por graves cogidas de sus compañeros Manolo Bienvenida, Domingo Ortega y Maravilla. Madrid fue la plaza de sus mayores éxitos y cortó en este coso más orejas que ningún otro torero, precisamente durante una época en la que era muy dificil obtener trofeos.

Una vez retirado definitivamente, Villalta apoderó a diversos toreros, fue también empresario y posteriormente le nombraron asesor de la presidencia en las plazas madrileñas, función que ha ejercido hasta el final de la temporada 1979.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 1980