Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bandrés acusa al Gobierno de encubridor y de ponerse del lado de los torturadores

San Sebastián

Juan María Bandrés, diputado de la coalición abertzale Euskadiko Ezkerra (EE), declaró ayer en San Sebastián, en el transcurso de una conferencia de prensa: «He sufrido una profunda decepción con la declaración, realizada el viernes por el portavoz del Gobierno, Josep Meliá, sobre la no existencia de torturas. El Gobierno se ha puesto al lado de los torturadores y, por tanto, es un encubridor, porque las torturas son un delito tipificado en el Código Penal.»

Estas declaraciones del político abertzale salen al paso de la información proporcionada veinticuatro horas antes por el secretario de Estado para la Información, Josep Meliá, quien, en la rueda de prensa habitual del Consejo de Ministros celebrada el viernes pasado, declaró: «El ministro del Interior ha puesto en manos del fiscal general del Estado la carta remitida por el diputado de EE Juan María Bandrés, sobre supuestos malos tratos a detenidos en el País Vasco.» El portavoz gubernamental informó asimismo que el mando de la comandancia de la Guardia Civil de Guipúzcoa ya se había dirigido al fiscal, por considerar injuriosas las imputaciones, y que el ministro del Interior había ratificado esa postura, después de que se haya averiguado que carecen de todo fundamento.El diputado vasco declaró al respecto: «El señor Meliá miente, como mintió Martín Villa siendo ministro del Interior, y protestaría con la misma fuerza y con el mismo interés si el torturado fuera el señor Meliá. Actuaré», señaló, «con todos los medios que me ofrece el reglamento de la Cámara de tos Diputados para demostrar estos hechos, si el Gobierno no ofrece una respuesta satisfactoria. »

Juan María Bandrés insistió en que, a raíz de las fotografías en las que quedaban evidentes los malos tratos a Amparo Arangoa, militante del Partido del Trabajo de España (PTE), que fueron difundidas en todo el mundo, hubo un tiempo en Guipúzcoa en que no se practicó la tortura, y así lo manifestó el mismo en el Parlamento. «Pero», afirmó, «las torturas han vuelto otra vez a practicarse en Guipúzcoa.»

«Estos hechos», finalizó el señor Bandrés, «hacen que luchemos por la rápida puesta en práctica del Estatuto, para que tengamos cuanto antes policías autónomas y, de esta forma, erradicar los malos tratos y las torturas. »

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de noviembre de 1979

Más información

  • El diputado "abertzale" afirma que Josep Meliá, portavoz oficial de la Moncloa, miente