Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Proyecto de prolongación de la vía férrea mallorquina

El transporte de lignitos desde el coto minero de Lloseta y Alaro hasta la nueva central térmica del Murterar, en la bahía de Alcudia, va a suponer la revitalización del ferrocarril en Mallorca, que en los veinte últimos años ha visto cómo su red viaria ha desaparecido en más de un 50% con la supresión de varias líneas por falta de rentabilidad.El presidente de FEVE (Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha) inicia hoy en Palma unas conversaciones con el presidente del Consejo Interinsular, Jerónimo Alberti; con el consejero de Transportes, Antonio Borrás, y Feliciano Fuster, presidente de GESA (Gas y Electricidad, SA), filial del INI y constructora de la central térmica, para estudiar el marco de un posible acuerdo para la prolongación de la línea férrea que termina en La Puebla y hacerla llegar hasta Alcudia, uniendo así la isla de Sur a Norte, a cambio de su utilización para el transporte de lignitos a la central térmica que se construye en las proximidades de la albufera de Alcudia.

El tema de los ferrocarriles de FEVE no se incluyó dentro del paquete de transferencias del Estado al Consejo Interinsular, debido a la negativa de los representantes del ente preautonómico en la comisión mixta a aceptar un servicio descapitalizado y con un importante déficit en su infraestructura. Desde 1931 no se ha hecho ningún tipo de mejoras en la red ferroviaria, suponiendo ello una importante regresión en cuanto a líneas y servicios, que provocaron una falta de rentabilidad y el consiguiente déficit en su cuenta de explotación.

Los representantes de los organismos afectados están integrados en revitalizar la red ferroviaria de la isla, ya que los estudios realizados concluyen que la rentabilidad del tren está asegurada en el caso de que pueda utilizarse también para el transporte de lignitos a la central del Murterar. Ello su pondrá también el acercar las islas de Mallorca y Menorca a través de la combinación tren-barco, ya que la travesía Alcudia-Ciudadela se hace en tres horas, mientras que desde Palma a Mahón o Ciudadela los barcos tardan más de seis horas. Como punto de partida para esta revitalización del tren en Mallorca, la dirección de FEVE concederá hoy un préstamo de ochenta millones de pesetas para los primeros arreglos en las líneas de Mallorca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de octubre de 1979