Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Homenaje al folklorista Raimundo Lanas

Al cumplirse el cuadragésimo aniversario de la muerte del gran cantor de jotas Raimundo Lanas, en su pueblo natal, Murillo el Fruto, se ha preparado un homenaje extraordinario dentro del ya célebre Memorial de octubre que lleva su nombre. En los últimos tiempos, el ruiseñor de Navarra, como fuera llamado Raimundo Lanas, ha recibido diversos homenajes, como el celebrado en San Sebastián con un festival de jotas o el I Festival de Jota Villancico que presidió en la localidad de Lodosa su viuda, doña Carmen Bravo.Durante el Memorial Raimundo Lanas de Murillo el Fruto, se va a presentar este año una completa biografía del famoso jotero, con fotografías inéditas y extensa parte literaria, fruto de la detallada investigación del profesor jesuita Valeriano Ordóñez, autor de numerosos trabajos sobre la jota navarra. La biografía, con los títulos de Raimundo Lanas, romance vivo y El ruiseñor navarro, se recoge en los volúmenes 351 y 352 de la colección de temas navarros de la Excelentísima Diputación Foral.

Nacido en 1908, Raimundo Lanas debe considerarse como la figura máxima de la jota navarra, heredero de los míticos Sebastián Lagartija, de Lumbier, Demetrio Chueca, el de Peralta, Donato Serrano, el de San Adrián, Emiliano Esparza, de Andosilla, conocido como El hijo de Atanasio, los llamados Pajes de Tafalla, Francisco Erdociain, Epifanio Zuazu, de Pitillas, etcétera.

La importancia de la aportación de Raimundo Lanas a la jota le viene otorgada por su enorme intuición y facultades vocales que le permitieron alterar sustancialmente los ritmos tradicionales de las jotas navarras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de octubre de 1979