Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RELIGION

El aborto no es un crimen, según el padre Díez-Alegría

«No se puede decir que el aborto sea un crimen, y su penalización constituye una ilegalidad», manifestó en Gijón el padre José María Díez-Alegría, para quien los obispos españoles se equivocaron en tildar de inmoral el divorcio, el aborto y el uso de anticonceptivos.

«No existe razón alguna basada en la moral dinámica», agregó, «que los justifique, y, por tanto, no siendo, además, la indisolubilidad del matrimonio, la prohibición de anticonceptivos y de provocar el aborto dogma alguno de fe, los fieles no tienen por qué sentirse obligados a seguir las normas de conducta propuestas por los obispos.»

Del actual Papa, Juan Pablo II, al cual el ex jesuita asturiano conoció en Roma como cardenal, afirmó que nunca podrá ser progresista. «En Roma», añadió, «los estudiantes polacos de la Universidad Gregoriana le consideraban un hombre abierto, con los estrechos márgenes que una concepción cristiano-polaca le concede. Entre sus muchas facetas existen algunas conservadoras, que no me atrevo a calificar de reaccionarias porque sería excesivo, e incluso otras de índole moderada, pero desde luego nunca podrá ser progresista», concluyó el padre José María Díez-Alegría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de agosto de 1979