Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuarenta años después, vuelve la selección de Euskadi

Las ikastolas y la Real Academia de la Lengua Vasca esperan meter esta noche en el campo de San Mamés el gran «gol» de su campaña bai euskarari (sí al euskera) en el partido que a partir de las ocho de la noche de hoy disputarán las selecciones de fútbol de Euskadi e Irlanda. Carlos Garaikoetxea, lendakari del Consejo General Vasco, presidirá el encuentro. José Angel Iríbar ocupará la meta de los vascos y portará el brazalete de capitán, quince años después de haber debutado como guardameta de la selección española, a los veintiún años, precisamente en un partido contra Irlanda.

Este encuentro, que ha despertado gran interés entre los aficionados vascos al fútbol, parece que será, por descontado, un éxito deportivo y económico. Se han puesto a la venta 80.000 entradas de la fila cero a cien pesetas, que pueden suponer ocho millones. Si a esa cifra se añade la taquilla que dejarán los espectadores reales, que pagarán entre doscientas y novecientas pesetas, la suma total puede rondar los veinte millones de pesetas de beneficios. Un dinero que tiene un objetivo concreto y loable: la ayuda a las ikastolas y la promoción a todos los niveles del euskera.En el terreno deportivo cabe reseñar que en la alineación de la selección de Euskadi habrá jugadores del Athlétic de Bilbao, Real Sociedad y Osasuna. El cuarteto de entrenadores, compuesto por los veteranos Jesús Garay, Andoni Elizondo, Andonegui y Ciaurriz, facilitó ayer el siguiente equipo: Iríbar; Celayeta, Cortabarría, Alesanco, Escalza; Villar, Alonso, Zamora; Dani, Satrústegui y Rojo. En la segunda parte está revisto que salten al terreno, Arconada, Gajate, Argote, Iriguíbel e Irureta. Serán bajas importantes, Idígoras, López Ufárte, Sol, Urruticoechea y Marañón.

Por lo que se refiere a la selección irlandesa parece confirmado -cuando menos así consta, en contrato- que presentará una alineación con todos sus titulares. Los irlandeses llegan a Bilbao bastante rodados, tras la reciente gira que han realizado por Asia. Al frente de la expedición, compuesta por dieciocho jugadores -entre ellos el delantero del Manchester United, Don Guivens-, vendrá el presidente de la Liga de fútbol de Irlanda, Louis Kilcoyne.

El partido Euskadi-Irlanda será, con toda seguridad, algo más que un acto deportivo, para convertirse además en una fiesta en las gradas. Está prevista la presencia de «fanfares» de Guipúzcoa, «peñas» de Navarra, «blusas» de Vitoria y «comparsas» de Vizcaya, con sus respectivas txarangas. Los organizadores pretenden que el encuentro se convierta en un acontecimiento deportivo cultural, en el que la política quede al margen. En ese sentido han hecho público un comunicado en el que piden encarecidamente a los espectadores se abstengan el portar pancartas de cualquier significado distinto al que rodea a la campaña bai euskarari, que debe ser el símbolo unitario -junto a la ikurriña- de los espectadores.

En el palco presidencial, junto a Carlos Garaicoetxea, se sentarán Telesforo Monzón, autor de la canción que da nombre a la campaña, los presidentes de las diputaciones y alcaldes de las capitales vascas, presidentes de federaciones de ikastolas, de las de fútbol y el secretario de la Real Academia Vasca.

Para muchos nostálgicos, el partido que hoy disputarán Euskadi e Irlanda no es sino una vuelta atrás en el tiempo, a una época gloriosa del fútbol vasco, en la que una selección de Euskadi realizó una gira deportiva internacional en plena guerra civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de agosto de 1979

Más información

  • Se enfrenta esta noche a Irlanda en una campaña pro euskera