Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Piñar: "Aprobar el Estatuto vasco un 18 de julio es una provocación

Blas Piñar, secretario general de Fuerza Nueva, partido organizador de la concentración que ayer se celebró en la plaza Monumental de Las Ventas, de Madrid, para conmemorar el 43 aniversario del 18 de julio, pronunció un airado discurso centrado en un tema monográfico: el ultraje y provocación que supone para los verdaderos españoles la coincidencia de «la gloriosa fecha del alzamiento» con la aprobación del Estatuto de Autonomía para el País Vasco, «auténtico crimen político», añadió, «cometido por los amorales e ilícitos miembros de la comisión mixta encargada de su negociación».«Porque, no nos engañemos, camaradas», y enardeció a los asistentes, «el Estatuto de las Vascongadas significa independencia, separación y, en definitiva, la desintegración de nuestra patria.»

La intervención del líder de Fuerza Nueva fue interrumpida numerosas veces por unas 20.000 ó 25.000 personas que acudieron uniformadas la mayoría.

Además del señor Piñar, intervinieron representantes de los movimientos neofascistas europeos perfectamente trajeados, con el pelo esculpido a navaja y pronunciando un español bastante correcto. Todos vinieron a coincidir en la misma tesis: ya no hay autoridad; el comunismo ateo se apodera del mundo y es necesaria una enérgica respuesta por parte de todos los que todavía creemos en Dios, en el honor y en la patria.

Sin embargo, la verdadera protagonista del acto -aparte la intervención de Blas Piñar-, fue Rosario Reina, Charito, como diría el señor Piñar, la sobrina de Juanita Reina, «que hablará en represen tación de la juventud y de las mu jeres de nuestro partido». En su alocución, sin embargo, habló so bre todo de la «gallardía, el coraje y la valentía de los hombres que aman a España»; recordó que Fuerza Nueva «no es un antro de asesinos, pero sabremos defender nos cuando el enemigo ataque», y se refirió textualmente a la mujer para decir: «Cuando haya que salir a defender la bandera, los hombres no irán solos. Las mujeres estare mos también. Así entiendo yo el hecho de ser mujer. Nosotras so mos femeninas, porque conocemos nuestros deberes, y no somos femí nistas», culminó, «porque no exi gimos derechos».

Blas Piñar, después de agotar sus argumentos contra el Estatuto vasco v decir sarcásticamente, refiriéndose al incendio del hotel Corona de Aragón, que «aquí no nos creemos el cuento ese de los churros», calificó a Rosario Reina de «flustre heredera de la estirpe de Agustina de Aragón, inujer guapa y simpática y además muy valiente, porque», explicó, «ella misma había perseguido horas antes a un grapo que quería matarla, pero que la mano de Dios le encasquilló el arma.»

El incidente a que se refería el señor Piñar parece que se originó cuando horas antes del mitin hubo un enfrentamiento entre jóvenes que pegaban carteles de propaganda, y, según el líder de FN, uno de sus militantes resultó herido de bala.

Finalizado el acto, caravanas de coches con banderas nacionales recorrieron diversas zonas de Madrid, interrumpiendo la circulación en varios puntos. En torno a la glorieta de Bilbao se produjeron enfrentamientos entre una de estas caravanas y varios transeúntes, en los que una persona resultó herida por explosión de un cóctel molotov.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de julio de 1979

Más información

  • Conmemoración del 43 aniversario del alzamiento