Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva etapa en el Círculo de Bellas Artes

El Círculo de Bellas Artes de Madrid acaba de superar una grave crisis económica con la reciente venta de los grabados de la Tauromaquia, de Francisco de Goya, a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, por un valor de treinta millones de pesetas.El precio de compra de las planchas de Goya, muy inferior a su valor real, permite al Círculo de Bellas Artes pagar sus deudas, emprender la restauración del audítorío y terminar el año con un superávit de veinte míllones de pesetas, según ha manifestado a la agencía Efe el nuevo presidente, el escultor Juan de Avalos, elegido para este cargo el pasado día 8 de marzo. El Círculo estaba al borde de la suspensión de pagos cuando seis socios, para impedir la hipoteca del edificio, promovieron un voto de censura a la junta dírectiva anterior y a su presidente, Joaquín Calvo Sotelo, por gestión económica inadecuada.

Según el nuevo presidente, el Círculo de Bellas Artes está ahora en manos de los artistas. «A partir de ahora se le dará un nuevo rumbo, se aplicará su reglamento, se apoyará a los artistas y se fomentará el mayor número posible de actividades artísticas.» «Sus fínes», ha dicho Juan de Avalos, cson, esencialmente, artísticos, culturales, instructivos y benéficos.

El programa, preparado por la nueva junta directiva, que se desarrollará de octubre a julio, incluye exposiciones, conciertos, conferencias, lecturas o representaciones de teatro experimental, y la conmemoración del ceritenario del Círculo. Este centenario constará, entre otros actos, de un baile de fin de año con concurso de disfraces inspirados en los años 1880, una exposición con los fondos del tesoro artístico, que está valorada en cuatrocientos millones de pesetas, y una exposición de Primavera de la pequeña escultura, en abril, que contará con un premio de un millón de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de julio de 1979