Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desconcierto entre los socialistas asturianos por la actuación de sus delegados

Un amplio sector del socialismo asturiano, representado entre otros dirigentes por el presidente del Consejo Regional, Rafael Fernández, y por el secretario regional de la UGT. Avelino Pérez, se encuentra seriamente preocupado por la actuación de los delegados de Asturias en el XXVIII Congreso del PSOE, según pudo saber EL PAÍS de fuentes fiables.Las desafortunadas intervenciones de algunos representantes de esta región fueron utilizadas demagógicamente por Francisco Bustelo para defender las tesis más radicales. en opinión de algunos dirigentes socialistas asturianos, que denuncian la incoherencia de unos delegados que aplaudieron con entusiasmo a Bustelo. para asustarse horas más tarde de su intervención suplicar al día siguiente a Felipe González, su permanencia en el cargo. Un dirigente de la Federación Socialista Asturiana. que de momento prefiere mantenerse en el anonimato. manifestó su intención de solicitar una investigacíón para exigir las responsabilidades en que pudieron haber incurrido algunos delegados.

Este mismo dirigente cree que el congreso extraordinario debe abordar de nuevo la ponencia ideológica, que, en su opinion, no se puede considerar aprobada, ya que el congreso ha sido suspendido. La tradición de lucha de la clase obrera asturiana ha sido hábilmente manipulada por el sector más radical mediante un halago demagógico que ha confundido a los deleiiados de esta región, quienes respondieron tratando de ser los más rojos y los más izquierdistas para no defraudar, con un total desconocimiento de lo que es el marxismo, aseguró ayer un dirigente ugetista presente en el conireso. «Joan Raventós se dirigió a mi», agregó, «para mostrar su estupor por la actitud de nuestros delegados, diciendo que no podía comprender el contraste entre su comportamiento y el que había visto en un congreso de la UGT que celebramos en Barcelona. en el que la representación de Asturias dio una lección de madurez».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de mayo de 1979