Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Azafatas

Desde hace un tiempo, en el periódico de su digna dirección vienen apareciendo anuncios en los que se ofrecen servicios de azafatas que, según se indica con toda claridad en reciente artículo aparecido en Interviu (n.º 153), no es más qué «prostitución encubierta».Con estas líneas quisiera manifestar mi más dolorosa y enérgica protesta por el abuso que se hace de una palabra que denomina una profesión seria, digna y nacida de las exigencias de una sociedad plural y tecnificada como la que nos ha tocado vivir. Creemos que debería tenerse mucho mayor rigor en aceptar publicidad de este tipo, sobre todo por lo que respecta a lo que es una degradación de lo que se ha aceptado como un vocablo que supone unos estudios, conocimientos y dignidad, que no está ni mucho menos unido a lo que se disimula detrás de esta publicidad sin escrúpulos.

Creo que no me atribuyo unos derechos que no tengo si digo que,

(Pasa a página 12)

(Viene de página 11)

en nombre de las auténticas «azafatas», lamento profundamente esta desconsideración y reitero mi más enérgica protesta por la utilización que se hace de un título que entraña en los lectores una imagen injusta, degradada y falsa de la profesión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de mayo de 1979