Predominio de la derecha conservadora en el Gobierno formado ayer por Margaret Thatcher

El mecanismo de relevo de poderes en Gran Bretaña ha funcionado con la rapidez y suavidad características. Antes de que transcurrieran veinticuatro horas desde la proclamación de los resultados finales de las elecciones, la primera ministra, Margareth Thatcher, anunciaba al país la composición de su Gobierno.

Más información

En el equipo conservador no hay ninguna mujer -en el Parlamento sólo habrá diecinueve, la cifra más baja desde 1951 - y figuran en él la mayoría de los especialistas en los diferentes terrenos de la Administración que componían el «Gobierno de la oposición» de la señora Thathcher, el denominado shadow cabinet. Su nota más destacada, sin embargo, es la ausencia de Edward Heath, el ex primer ministro al cual Margareth Thatcher sustituyó en la dirección del partido en 1975.La inclusión o no de Heath, que representa una forma más moderada de conservadurismo que la nueva jefa de Gobierno, era considerada un barómetro inicial de las intenciones de la señora Thatcher. Presumiblemente, la dimensión de su victoria personal del viernes (43 escaños de mayoría absoluta, con un 76% de participación electoral) la ha fortalecido lo suficiente COMO para no tener necesidad de incorporar a su Gobierno al máximo representante de la facción perdedora del partido y dar con ello carta «oficial» a la reconciliación conservadora.

La composición del Gabinete, en su conjunto una clara representación de la derecha del partido, fue anunciada a media tarde, después de tina mañana de intensas consultas en la que pasaron por Downing Street todos los integrantes de la plana mayor vencedora, a excepción de Heath, quien ha recibido una carta aclaratoria de la líder tory. Los tres departamentos de mayor rango serán dirigidos por sendos miembros del círculo íntimo de la señora Thatcher.

El ministro de Hacienda es Geoffrey Howe, 52 años, portavoz de este departamento en la oposición. En las próximas semanas presentará su primer presupuesto al Parlamento. La cartera del Interior es para Williams Whitelaw, sesenta años, el leal vicelíder del partido. El Foreign Office (Asuntos Exteriores), puesto al que aspiraba Edward Heath, estará dirigido por Lord Carrington, 59 años y uno de los cerebros de la maquinaria conservadora.

El mundo de la gran industria

Otras dos carteras fundamentales del nuevo Gobierno, Industria y Empleo, quedan en manos de sus titulares en la oposición: Sir Keith Joseph, 61 años, un «duro» en el terreno económico, y James Prior, 51, uno de los pocos interlocutores del partido válido para los sindicatos. Un grupo clave de los «fieles» de la señora Thatcher proviene del mundo de la gran industria. Joseph, de la constructora Bovis; Howe, para quien los sindicatos conducían a Gran Bretaña «por el camino soviético», del conglomerado EMI; Prior, de United Biscuits, Lord Carrinton, de Rio Tinto Cine...

La agrupación de empresarios CBI, fuertemente vinculada en lo político y lo económico al Partido Conservador. ya ha publicado un documento de seis puntos en el que expone su programa para sanear la economía: reducción impositiva, disminución de las huelgas, menos intervención estatal en la actividad económica, libre negociación salarial, reducción del gasto público y mejora de las relaciones laborales. La CBI considera ,que para obtener esta mejora debe modificarse la ley de piquetes, instaurarse la votación secreta en las decisiones de los trabajadores, regularse estictamente la financiación de las huelgas y suprimirse el sistema denominado closed shop, por el cual algunas compañías sólo emplean a trabajadores afiliados sindícalmente.

El explosivo Ministerio del Ulster, que estaba destinado al asesi nado Alrey Neave, ha sido inesperadamente adjudicado por la señora Thatcher a Humphrey Atkins, de 56 años, jefe parlamentario del partido desde 1973. La cartera de Defensa, a Francis Pym, 57, que también aspiraba a Asuntos Exteriores. En el Parlamento, el porta voz de Defensa será Sir lan Gilmour.

La primera ministra británica tendrá su bautismo de fuego como líder europea la semana próxima, en que el canciller federal alemán, Helmut Schmidt, visitará Londres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de mayo de 1979.