Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza en París el juicio de extradición contra el pintor Viusa

«Mi marido nunca ha tenido nada que ver con la policía desde hace treinta años que vive en Francia. Es un patriota catalán que ha defendido sus ideas democráticas, escribiendo y pintando. Absolutamente nada más», le declaró a EL PAÍS la esposa de Manuel Viusa, 68 años de edad, pintor catalán residente en Francia y juzgado ayer en París , tras una denuncia de las autoridades españolas. En el mismo momento emergió de nuevo, en los tribunales parisienses, el affaire de los GARI, que en 1974 fueron acusados del secuestro de Baltasar Suárez, director del Banco de Bilbao en la capital francesa. Estos dos asuntos se producen en el mismo momento en que la Asamblea Nacional va a debatir la nueva ley que reglamentará, restrictivamente, la residencia de los extranjeros en Francia.El caso de Manuel Viusa ha provocado la indignación de una gran parte de la opinión francesa. Antifranquista, refugiado político en Francia desde 1948 y pintor reconocido.

Los diarios Le Monde, Le Matin y Liberation, ayer, recalcaban que de lo único que podía ser acusado el señor Viusa «es de haber sido un resistente contra el nazismo al lado de los franceses». Desde hace treinta años que reside en este país, su nombre sonaba únicamente como el de un pintor y el de un antifranquista convencido, según anotaban ayer las amplias informaciones y comentarios que provocó el proceso del que es objeto. Las autoridades de Madrid lo entienden de otra manera: según un telegrama enviado a las francesas, el señor Viusa es corresponsable del asesinato del que fue alcalde de Barcelona, Joaquín Viola, y del industrial farmacéutico José María Bultó. Por ello, el pasado 24 de marzo, los responsables franceses detuvieron al pintor con vistas a una posible extradición. Ayer fue examinado el asunto en el palacio de Justicia de París, pero el tribunal no se pronunció por falta de los elementos necesarios, asegurando que dentro de quince días se celebraría de nuevo el juicio. Entre tanto, el señor Viusa continúa encarcelado en la prisión de La Santé.

Por otra parte, anteayer, los tribunales de París se pronunciaron en favor de la criminalización del affaire de los GARI, el grupo que fue acusado en 1974 del secuestro del director, en París, del Banco de Bilbao, señor Suárez. Los once supuestos militantes de los GARI están en libertad provisional desde hace cuatro años. Aquel misterioso asunto, en efecto, se reveló sorprendente para las autoridades francesas, que llegaron a sospechar de la participación activa de la policía franquista en el secuestro y, por ello, facilitaron la libertad de los presuntos autores.

Según confidencias conseguidas en aquella época, el entonces embajador de España en Francia, señor De Lojendio, fue convocado por el que era ministro del Interior, Michel Poniatowski, quien le mostró al diplomático una fotografía en la que aparecía un conoci4o policía madrileño en el momento en el que recogía el rescate de tres millones de francos. Ahora, de manera imprevista, ha resurgido el asunto y los once militantes van a ser juzgados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de abril de 1979

Más información

  • También se reaviva el caso de los GARI