Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El accidente nuclear de Harrisburg

Tres centrales nucleares funcionan hoy en España

En la actualidad existen en España tres centrales nucleares en funcionamiento: José Cabrera, en Guadalajara; Santa María de Garoña, en Burgos, y Vandellós, en Tarragona. Aunque la producción de energía eléctrica en estas centrales nucleares no representa un alto porcentaje en la producción total de energía del país, las previsiones para 1987, año en el que estarán en funcionamiento diez centrales nucleares, según el Plan Energético, son de un 14,8% de la energía primaria y el 35% de la energía eléctrica producida por plantas atómicas.Las centrales previstas, después de las modificaciones introducidas por el PEN, suman un total de veintisiete: quince se encuentran en fase de autorización previa, siete en fase de autorización de discusión y cinco en fase de autorización de puesta en marcha. Las centrales en fase de autorización previa son las siguientes: Aragón (Zaragoza), Bajo Cinca (Huesca), Escatrón (Zaragoza), Vergara (Guipúzcoa), Trillo II (Guadalajara), Vandellós III (Tarragona), Asperillo (Huelva), Cabo Cope (Murcia), El Páramo (León), L'Ametla de Mar (Tarragona), Ortuella (Vizcaya), Punta Endata (Guipúzcoa), Regodola (Lugo), Santillana (Santander) y Tarifa (Cádiz).

Los accidentes nucleares en España han sido escasos y no han revestido especial importancia. El problema principal se centra en el cementerio nuclear de Hornachuelos (Córdoba), que ha provocado enfermedades, secuela de la contaminación radiactiva de los residuos allí depositados.

La opinión pública española ha experimentado, en el curso de los dos últimos años, una progresiva sensibilización sobre el tema nuclear. Los comités antinucleares y las comisiones de afectados han surgido a lo largo de toda nuestra geografía. El año pasado se creó una comisión ciudadana pro moratoria y plebiscito nuclear.

La oposición nuclear es especialmente intensa en aquellos lugares en que está en funcionamiento o en construcción o una central. En mayo de 1975 se realizó la primera manifestación antinuclear en nuestro país, en protesta por la central de Escatrón; dos años más tarde, un referéndum local proporcionó un sí masivo en favor de la central.

El País Vasco se ha destacado por su fuerte oposición a la instalación de una central nuclear en su territorio. Doscientas mil personas se manifestaron el 24 de julio de 1977 en contra de una costa vasca nuclear. Francisco Letamendia defendió sin éxito en el Congreso de la pasada legislatura una moción de paralización de las obras; de la central de Lemóniz, y el Consejo General Vasco ha solicitado de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) un estudio sobre la citada planta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de abril de 1979