Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vietnam no dificulta la retirada de las tropas chinas

Las autoridades vietnamitas informaron ayer que no pondrán ningún impedimento a la retirada china, que comenzó efectivamente ayer, según el órgano informativo oficial del PC de Vietnam, Nhan Dan. Hanoi ha ordenado a sus tropas que no acosen a las fuerzas de Pekín en retirada.

La retirada china se debe, en opinión de los vietnamitas, a la «brillante victoria» de sus fuerzas frente al invasor. Hanoi reiteró el balance de 45.000 soldados de Pekín muertos y cuatrocientos carros de combate destruidos. Asimismo, desmintió que los chinos hubiesen conquistado alguna capital de las provincias fronterizas.En opinión de los servicios secretos tailandeses, las fuerzas chinas controlaron todas las capitales de provincia en la zona fronteriza e incluso rompieron el frente defensivo vietnamita por varios puntos, pero no prosiguieron el avance.

Informaciones procedentes de Hong-Kong notificaban ayer que China ha retirado todo el material pesado y tan sólo ha fortalecido las posiciones en la carretera número cuatro, que une Lang Son con Cao Bang, paralela a la frontera, lo que se interpreta como una medida de seguridad para llevar a cabo con tranquilidad la retirada de todas las fuerzas.

En lo que se refiere a las conversaciones de paz, el viceministro vietnamita de Asuntos Exteriores, Hoang Bich, dijo ayer que el lugar y la fecha para el comienzo de las mismas se fijarán en el instante en que todos los soldados chinos estén al otro lado de la «línea fronteriza histórica».

Esta opinión de Vietnam pudiera acarrear dificultades a la hora de llegar a un acuerdo, por cuanto la llamada «línea fronteriza histórica» coincide en algunos de sus tramos con los límites fijados entre China y Francia en los tratados de 1887 y 1895.

Sobre el tema de las conversaciones, Japón se ofreció de nuevo como mediador en el conflicto, según una declaración de su ministro de Asuntos Exteriores, Sunao Sonoda, lo que contradice la opinión soviética sobre el papel desempeñado por Japón en la guerra chino-vietnamita.

Dimitri Polianski, ex ministro de Agricultura de la URSS, embajador soviético en Tokio, acusó a las autoridades niponas de llevar a cabo una política pro china en el contencioso fronterizo.

Finalmente, el ministro de Asuntos Exteriores chino, Huang Hua, declaró al embajador de Argentina en Pekín que el repliegue de las tropas chinas se estaba realizado con toda normalidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de marzo de 1979

Más información

  • Pekín ha evacuado ya su material pesado