Parcial efectividad de las medidas gubernativas para paliar los efectos del paro de basureros

Las negociaciones del convenio colectivo de FOCSA, empresa concesionaria de la recogida de basuras de Madrid, continúan interrumpidas, ante el enfrentamiento de las posturas de ambas partes, por lo que la huelga que inició el pasado lunes su plantilla se mantiene hoy.Frente a la petición salarial de un incremento que representa el 17%, por parte de los trabajadores, la empresa se mantiene en su postura de ofertar el 13% que establece el decreto de limitación salarial.

Por su parte, el Ayuntamiento negó ayer a EL PAÍS que la huelga hubiera sido forzada por la empresa como medio de presión para que ésta perciba el dinero que le adeuda por la contrata, según habían apuntado los trabajadores. La misma fuente negó que los basureros de la plantilla municipal se hubieran sumado a la huelga que mantienen los trabajadores de FOCSA.

Repercusión ciudadana del conflicto

La huelga de basureros se ha notado sobre todo en las calles de los barrios periféricos, donde la recogida ha sido prácticamente nula. Según datos oficiales del Gobierno Civil, los seiscientos alumnos de la Policía Nacional que suplen a los huelguistas han podido retirar unas 1.600 toneladas de residuos, aproximadamente una tercera parte de lo depositado en las aceras, aunque parece que un cierto número de vecinos, ante el conocimiento de la huelga, se abstuvieron de sacar las bolsas, siguiendo las recomendaciones hechas en este sentido por el Ayuntamiento.

En cualquier caso, los alumnos de la Policía Nacional trabajan a tope, prácticamente sin descansar, pero, según declararon algunos de ellos, «el trabajo, es muy duro y cansado», y la falta de experiencia lo hace más fatigoso. En el centro de Madrid, la recogida ha sido bastante completa, y la limpieza de las calles se ve favorecida por el hecho de que la mayoría de los portales cuentan con porteros y cubos de basura. En otras zonas de la ciudad, más alejadas del centro comercial de la ciudad, la recogida ha sido irregular.

En cambio, todas las informaciones recogidas en barrios populosos situados en la periferia, coinciden en que la solución de emergencia organizada desde el Gobierno Civil y el Ayuntamiento no les ha afectado para nada. En zonas como Carabanchel Bajo, La Elipa, Orcasitas, etcétera, la basura permanece sin recoger.

La recogida continuó durante el día de ayer y, en caso que la huelga prosiga, el Gobierno Civil tiene previsto aumentar el número de hombres en otros doscientos, todos ellos voluntarios. Asimismo, el Ayuntamiento ha ordenado la instalación de cincuenta grandes contenedores, de los utilizados para depositar material de desecho de las obras, en puntos estratégicos.

Aparte de los seiscientos alumnos de policías, el Ayuntamiento montó también un servicio provisional de recogida de basuras que, en alguna medida, se vio dificultado por piquetes de los trabajadores en huelga, y se realizaron algunas detenciones, aunque no se conoce el número exacto.

Finalmente, el director provincial de la Salud advirtió ayer en un comunicado del peligro de infección bacteriana que puede suponer almacenar basuras en las calles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de enero de 1979.

Lo más visto en...

Top 50