Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El electorado argelino confirmará el 7 de febrero al candidato único a presidente

La convocatoria del cuerpo electoral argelino, el próximo 7 de febrero, con el fin de ratificar la candidatura única presidencial, presentada por el congreso del Frente de Liberación Nacional (FLN) y el comienzo de este último, dentro de cinco días, otorgan un ritmo más acelerado al proceso constitucional de sucesión de Huari Bumedian, mientras se especula con la posibilidad de una modificación de la actual Constitución argelina.

El próximo presidente de Argelia verá sus poderes recortados, en comparación con los de Bumedian. A partir de esta hipótesis, admitida en los propios círculos cercanos al poder, la cuestión esencial más inmediata es saber cuál será la relación existente entre la presidencia y la nueva dirección política del FLN. La idea de la aparición de un jefe de Estado asistido por un secretario general del partido único está cobrando cuerpo, así como la posibilidad de que se nombre un primer ministro y un ministro de la Defensa.Una reforma de la Constitución, en el sentido de situar las atribuciones y responsabilidades del futuro primer ministro, y la inclusión de los elementos esenciales que contribuyan a hacer del FLN el «garante» del poder, es calificada de plausible por los observadores. En lo esencial no se trata tanto de rebajar los poderes del presidente como de tener presente la necesidad de un reajuste o redistribución de poderes, a través de una dilección «asistida».

Esta distribución del mando no va a significar, por ahora, un cambio sustancial de la línea política y de los principiós básicos de la revolución argelina. Considerar lo contrario sería olvidar que la desaparición fisica de Bumedian no entraña el derrumbe del edificio constitucional ni de la base ideológica encarnada por la Carta Nacional. Lo que no se descarta es la necesidad de adoptar actitudes más pragmáticas en términos de trayectoria económica y de estrategia exterior.

A posterior, Argelia puede ser el marco de tensiones entre partidarios de fórmulas distintas, a la hora de elaborar estrategias. En el futuro buró político, o secretariado nacional, van a convivir personalidades tan dispares entre sí como el actual ministro de Industria Ligera, Belaid Abdessalam, y el ministro de ex Combatientes, Said Mazotizi, y hombres sólidos del «aparato» militar, como el coronel, Allaoum y el teniente coronel Kasdi Merbaj.

El Ejército, el mejor representado

El Ejército constituye la organización mejor representada en el Congreso, con cerca del 30 % de los participantes al lado de los delegados de las kasmas, o células del partido, de la emigración, uniones profesionales, Consejo Superior Islámico, Asamblea Popular y Consejo de Comisarios Nacionales del FLN. Incluso losinédicos argelinos que trataron a Bumedian durante su enfermedad han sido invitados a participar del evento.La «consolidación de los instrumentos pdlíticos», a la que se refieren los comentaristas de la prensa oficial argelina, habrá de ir a la par con la batalla de la «gestión y la productividad», términos ambos que fueron irreconciliable en varios sectores de la economía en la medida en que, bajo Bumedian, se avanzó demasiado impetuosamente, tal vez, en la vía de la nacionalización y estatización de los sectores clave y otros no tan vitales.

Una opinión generalizada aquí es que la nueva dirección argelina «aflojará» la presión sobre los mecanismos de distribución, sin llegar a «invertir por completo la dirección del vapor», lo cual tendría que traducirse a corto plazo en la reaparición de toda una gama de productos de consumo que han desaparecido por completo desde hace largos meses y que, en una localidad como Argel, se echan en falta dramáticamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de enero de 1979

Más información

  • Se reducirá el poder del sucesor de Bumedian