Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marcelino Oreja, satisfecho de su visita a la URSS

A falta de comunicado oficial, que se hará público hoy, la visita del ministro español de Asuntos Exteriores a Moscú, donde permaneció durante tres días, «ha terminado satisfactoriamente, después de diez horas de conversaciones con mis colegas soviéticos Gromiko y Kossiguin», dijo anoche el señor Oreja en conversación con los periodistas españoles pocas horas antes de su regreso a España.

La última jornada ha sido de intensa actividad y fue iniciada a primeras horas de: ayer con un nuevo encuentro entre Oreja y Gromiko. El ministro español concluyó la exposición de la política exterior del Gobierno de Madrid, iniciada el día de su llegada a Moscú, con el análisis de la postura española en el Mediterráneo, Oriente Próximo, crisis del Sahara, relaciones hispano-magrebíes, las especiales relaciones con los países latinoamericanos y «la necesidad de contribuir a que la Conferencia de Seguridad a celebrar en Madrid en 1980 sea positiva».El jefe de la diplomacia española señaló que «en relación con el tema de la entrada de España en la OTAN he insistido en la conocida posición española de que debe ser el pueblo el que decida libremente ». «No ha habido oportunidad de referirme al tema de China -añadió el señor Oreja-, ya que mis planteamientos eran sólo en función de los temas que consideramos prioritarios, y el de China evidentemente no lo es».

Por su parte, Andrei Gromiko le ha señalado at Marcelino Oreja el apoyo de la Unión Soviética a las reivindicaciones sobre Gibraltar. Se ha referido a las conocidas posturas de la URSS en los temas de la distensión, el Sahara y las conversaciones para la firma de un nuevo acuerdo SALT

Los Reyes visitarán Moscú el próximo año

El ministro español anunció que había invitado oficialmente a Groiniko a visitar España. EL PAIS ha podido sáber, a través de fuentes oficiosas españolas, que este viaje está previsto, en principio, para antes del verano. Esas mismas fuentes nos indicaron que los Reyes de España visitarán la Unión Soviética «el próximo invierno», posiblemente en enero de 1980. «Pero las próximas visitas de alto nivel -añadió Oreja- serán formalizadas por la vía diplomática.»Después de la conversación con Gromiko, ambos ministros firmaron tres acuerdos uno cultural, otro de cooperación científica y técnica y un tercero de cooperación económica entre el Instituto Nacional de Industria y el Comité Estatal de la Ciencia y de la Técnica. A continuación, el ministro soviético de Asuntos Exteriores ofreció al señor Oreja un almuerzo que terminó con sendos discursos y el clásico brindis por la amistad entre ambos pueblos. A media tarde, en la res,idencia del embajador español, el ministro Oreja ofreció una recepción a su colega soviético.

A primeras horas de la mañana de hoy, el ministro español y sus acompañantes regresarán a Madrid a bordo del avión Mystere que les trasladó a la capital de la Unión Soviética. Oreja marchará hoy mismo a Guipúzcoa, donde iniciará su campaña electoral. A nuestra pregunta sobre si estaba optimista en cuanto al resultado de las elecciones, nos dijo: «Más que optimista, estoy esperanzado».

Problemas de los hispano-soviéticos

Además de las conversaciones oficiales con los ministros soviéticos, Marcelino Oreja presidió ayer, en la Casa de la Cultura y Amistad, la inauguración de una exposición con medio centenar de grabados de Goya. Posteriormente, recibió en audiencia, en la residencia del embajador, a la directiva de la sociedad de Cultura y Amistad URSS-España, a un grupo de hispanistas, al rector de la Universidad de Lemonosov, a quien hizo entrega de unos centenares de libros para la cátedra de español. El rector moscovita presentó al ministro español la petición oficial para realizar un intercambio de historiadores de ambos países, con el fin de preparar la edición de una Historia de España, para editar en dos tomos, en Idioma ruso.Especial interés tuvo, asimismo, la reunión con un grupo de hispano-soviéticos, que sufren la lentitud de la burocracia española. El ministro les prometió agilizar en lo sucesivo los trámites administrativos y resolver los problemas actuales, que consisten no sólo en tener que rellenar unos cuestionarios anticuados, sino en problemas legales para quienes desean recuperar la nacionalidad española y no lo pudieron hacer en su momento, debido a que en la URSS no existía ningún tipo de representación oficial española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 1979

Más información

  • Gromiko, invitado oficialmente a visitar España