Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ha muerto el arquitecto Pier Luigi Nervi

Pier Luigi Nervi, uno de los arquitectos más famosos del mundo, murió en Roma en la noche del martes en su domicilio de Lungotevere Amaldo da Brescia. Tenía 87 años de edad. Había nacido en Sondrio. Se le llamaba el «poeta del cemento armado». Pertenecía al grupo de exponentes de la arquitectura racionalista de Le Corbusier, quien apreciaba enormemente la obra del artista italiano.

El nombre de Nervi quedará unido para siempre a algunas construcciones famosas: la última ha sido la sala de audiencias de Vaticano, que costó 1.700 millones de pesetas y que fue construida por deseo de Pablo VI. Otras obras importantes de Nervi son el Palacio de Deportes de Roma, la sede de la UNESCO en París, la catedral de San Francisco y el rascacielo de Pirelli, en Milán.

Había empezado sus trabajo con el proyecto para el teatro de Nápoles en 1927, el año en el cual se fundaba el movimiento italiano para la arquitectura racional. El pensamiento central de Nervi era que «la forma es intrínseca a la función».

Cuando empezó a trabajar el 1913, el cemento era el siervo humilde de la contrucción, que era necesario esconder, como declaró él mismo. Según Nervi, que logró dar poesía al cemento, «la belleza de una estructura no depende tanto del cálculo cuanto de la intuición de la que se sirve el cálculo».

Los funerales del famoso arquitecto se celebrarán mañana en la iglesia de Santa María del Popolo

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 1979