Remite la huelga ferroviaria en Argentina

Una huelga ferroviaria que paralizó las cinco líneas suburbanas que transportan diariamente un millón y medio de pasajeros entre las populosas localidades del Gran Buenos Aires y la capital argéntina remitió ayer tras provocar graves inconvenientes. No se descartan, sin embargo, nuevas protestas tras las detenciones de líderes sindicales y los despidos. Decenas de miles de trabajadores pararon sus actividades en demanda de mejoras salariales y otras reivindicaciones.La huelga comenzó en las primeras horas de la tarde del martes con la paralización de los servicios del ferrocarril general Roca. En la noche del mismo día se sumaron a la medida de fuerza los trabajadores de las otras cuatro líneas. El movimiento huelguístico se extendió a otras ciudades de Argentina tales como el balneario de Mar de Plata, a cuatrocientos kilómetros al sur de Buenos Aires, y Rosario, en la provincia de Santa Fe, a 450 kilómetros de la capital federal.

Se detuvo a dirigentes sindicales, algunos de los cuales, posteriormente, fueron puestos en libertad. El ministro de Trabajo del Gobierno militar, general Horacio Liendo, adelantó ayer la voluntad de las autoridades de buscar una solución al problema por medio del diálogo en una entrevista mantenida con dirigentes de la Comisión Nacional del Trabajo (CNT). Sin embargo, funcionarios de la línea denunciaron que en los momentos que se celebraban las deliberaciones a nivel ministerial se practicaron detenciones y eran dados a conocer una serie de despidos. Esta situación -según portavoces sindicales- podría provocar una ruptura de las conversaciones que se mostraban favorables.

Las detenciones y despidos del personal en huelga de la línea Roca, producidas en los momentos en que se debatía una fórmula de arreglo en el conflicto que paralizó todo el sistema ferroviario bonaerense, anteayer amenazaban.con prolongar el movimiento reivindicativo.

Videla se dirigió a los argentinos

A propósito de la alocución, anoche del general Videla por televisión, horas antes, en esferas oficiales, se estimaba que la proposición del Gobierno chileno de llevar la cuestión a manos de un mediador (país «amigo») no es aceptable por el momento.La posicion argentina sobre el particular es que hasta tanto no se logren acuerdos o principios de acuerdos en el problema de fondo la mediación no es posible de concretarse.

Los observadores señalan -además- que el mensaje presidencial indicaría que las negociaciones con el país trasandino han entrado en una «etapa definitoria». Mientras tanto, el canciller argentino, brigadier mayor Carlos W. Pastor, señaló a su regreso de Uruguay que el litigio con Chile es un tema muy delicado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 23 de noviembre de 1978.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50