Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Internacional Socialista estudia la democratización de España

Willy Brandt, Felipe González y Mario Soares han presidido ayer en el palacio de los congresos de Estoril la sesión inaugural de la reunión de la Internacional Socialista, dedicada a la democratización de España, Portugal y América Latina.

Brandt, presidente del Partido Socialdemócrata alemán, definió los objetivos de la reunión: «La Internacional Socialista no pretende ofrecer sus modelos como artículos de exportación -declaró-, sino hacer un ofrecimiento concreto de colaboración a los amigos de todo el mundo.» Para Willy Brandt el diálogo Norte-Sur, el desarrollo y el desarme general son condiciones para la democratización verdadera, y deben constituir los objetivos principales de los partidos socialistas y socialdemócratas.

Reformas sociales

Esta necesidad de un nuevo orden económico ha sido también subrayada por Mario Soares, para quien la democratización no puede limitarse a sus aspectos políticos de lucha «contra los sistemas opresivos instaurados por los caudillos totalitarios», sino impulsar también la lucha por grandes reformas sociales capaces de resolver «en un plazo razonable los problemas agudos de la miseria, el subdesarrollo económico y cultural y la discriminación social y racial» que afligen a la mayor parte de los países iberoamericanos y crean el cuadro sociológico de los regímenes totalitarios.De la reunión participan además otros dos dirigentes socialistas europeos: el italiano Bettino Craxi y el francés François Mitterrand. Los delegados latinoamericanos suman varias decenas, destacándose los de varios partidos miembros asociados a la Internacional Socialista (la Acción Democrática de Venezuela y el Partido Revolucionario Dominicano, ambos en el poder, y el Partido Socialista uruguayo). Asisten además personalidades próximas al ideario socialdemócrata como Jorge Eastman, del Partido Liberal colombiano, el ex presidente Daniel Oduber, de Costa Rica, y el ex presidente de Bolivia y candidato triunfante en las últimas elecciones, Hernán Siles Zuazo. Están presentes, a la vez, los partidos radicales de Argentina y Chile y el Partido Socialista chileno, junto con el presidente del Partido del Trabajo brasileño, Lionel Brizola. Edward Kennedy, que había sido invitado, ha mandado un mensaje a la reunión.

La conferencia concluirá el lunes con la adopción de una declaración programática, ya llamada «declaración de Lisboa».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de octubre de 1978

Más información

  • Felipe González y Willy Brandt en Lisboa