GENTEFOTONOTICIA

David

Un niño de Houston (Estados Unidos), cuyo apellido se oculta por deseo de los padres, acaba de cumplir siete años encerrado en una cápsula de plástico para huir de los efectos del medio ambiente. David no tiene defensas naturales, y su cuerpo puede ser Víctima de los gérmenes. La cápsula en la que vive es aséptica e infranqueable a todo elemento patógeno. Un equipo de médicos del hospital infantil de Texas, dirigido por el doctor William T. Shearer, intenta hallar el remedio del padecimiento de David, quien, en el centro de la fotografía, aparece celebrando su cumpleaños con su madre y con su hermana.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS