Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los problemas de la informática, relacionados con el nivel económico de cada país

El contraste de puntos de vista sobre la situación actual y las perspectivas futuras del empleo de la informática y las experiencias en la elaboración de políticas y estrategias en esta materia está siendo el punto principal de trabajo en las sesiones de la conferencia que sobre informática se están celebrando en el Palacio de Congresos de Torremolinos.

En las reuniones se pone de manifiesto una divergencia de planteamiento entre dos grupos: el formado por los países desarrollados y el integrado por los países del Tercer Mundo y, en general, por todos aquellos que no cuentan aún con una infraestructura informática suficiente. En las intervenciones de estos últimos son frecuentes las peticiones de ayuda especial a los diversos organismos internacionales incluso con la creación de unos fondos que serían en su caso distribuidos por las Naciones Unidas a fin de que los países del Tercer Mundo no queden atrás en el proceso de desarrollo de las técnicas informáticas y de su utilización. A los delegados de los países desarrollados -que cuentan ya con estas técnicas- lo que les preocupa especialmente son las posibles repercusiones que para la libertad y la intimidad de la persona puede tener un mal empleo de los ordenadores y de los bancos de datos.Esta divergencia de planteamiento se puso de manifiesto con claridad en las intervenciones de los delegados de Bangla Desh y Suecia. El primero afirmó que en su país el plan económico fracasó precisamente por la falta de unas estructuras informáticas; el segundo, en cambio, trató en su intervención de las formas de resolver los problemas que la existencia en su país de las técnicas informáticas plantea en orden especialmente a la preservación de la libertad y de la intimidad personal.

Varios de los países en desarrollo hicieron hincapié en la necesidad de que al formularse una estrategia nacional de informática se lleve a cabo una formación sistemática del personal tanto por lo que se refiere a la manipulación del equipo en tratamiento, como a las aplicaciones finales de los tratamientos mismos. Una delegación puso de relieve la necesidad de integrar en el nivel de la enseñanza secundaria la formación en informática. Otro país que hasta ahora no ha podido dotarse de informática de ninguna clase, debido a razones económicas, pidió a los países desarrollados que hiciesen un nuevo esfuerzo especial a fin de que los países menos dotados puedan contar con una informática moderna. En este sentido se apeló también a las organizaciones internacionales y regionales, a fin de que realicen un esfuerzo concertado a este respecto.

Una nación industrializada instó encarecidamente a la conferencia a que hiciera posible que los países en desarrollo «aprendieran las equivocaciones» de los países industrializados que cuentan ya con veinte años de experiencia en el campo de la informática.

Seis organizaciones internacionales (cuatro órganos especializados del sistema de las Naciones Unidas, una organización regional intergubernamental y un órgano no gubernamental) propusieron nuevos métodos o la intensificación de los programas existentes a fin de ayudar a los Estados miembros -especialmente los países en desarrollo- para que la informática se ocupe de problemas de educación y formación profesional, creación de redes de telecomunicaciones, medicina y sanidad, protección de las patentes (incluidas las relativas a programas de computadoras) y mejoramiento y perdurabilidad de los archivos.

La conferencia está presidida por el ministro español de la Presidencia, señor Otero Novas, que fue elegido para el cargo en la sesión inaugural. Al margen de la sesión de trabajo, los delegados están cumpliendo un amplio programa de tipo social con visitas a determinados lugares de la costa y asistencia a cócteles, que son siempre motivo para, intercambio, de impresiones. El Palacio de Congresos de Torremolinos cuenta en estos días con una fuerte vigilancia policial que hasta ahora ha dado como resultado la detención de un súbdito belga, en cuyo automóvil la policía encontró un rifle dotado de mira telescópica y silenciador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de agosto de 1978

Más información

  • Congreso internacional en Torremolinos (Málaga)