Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La Constitución, en el Pleno del Congreso

El defensor del pueblo, reconocido en la Constitución

El Pleno del Congreso de Diputados aprobó ayer 34 artículos del proyecto de Constitución, a lo largo de casi ocho horas de debates que resultaron aligerados por el consenso previo sobre muchos temas y la consiguiente retirada de enmiendas. Además de los últimos artículos del título que regula. los derechos y deberes fundamentales, el Pleno aprobó íntegramente el título sobre la Corona e inició el relativo a las Cortes Generales. Todos los textos se aprobaron como figuraban en el proyecto, salvo el artículo 50, en el que se aceptó una enmienda del PNV sobre los derechos del detenido durante los estados de excepción. Informan Bonifacio de la Cuadra y Soledad Gallego-Díaz.

La institución del defensor del pueblo, como alto comisionado de las Cortes Generales, quedó ayer reconocida en el texto constitucional. Su misión será la defensa de los derechos comprendidos en el título primero de la Constitución, que recoge los derechos y deberes fundamentales de los ciudadanos españoles.Además de la defensa de tales derechos, el defensor del pueblo, cuya designación es competencia de las Cortes Generales, deberá velar igualmente por el respeto a los principios del estado el,.- derecho por parte de los poderes públicos, supervisando la actividad de la Administración e informando a las Cortes Generales.

Entre los derechos, cuya defensa eslará a cargo del defensor del pueblo, destacan como novedades constitucionales el compromiso de los poderes públicos a realizar una política de previsión, tratamiento, rehabilitación e integración de los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos. y a garantizar, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos que alcancen la tercera edad. Respecto a estos últimos, la Constitución obliga a los poderes públicos a promover su bienestar mediante un sistema de servicios sociales que atenderán sus problemas específicos de salud, vivienda, cultura y ocio.

Otros derechos, cuyo ejercicio deberá ser garantizado por el defensor del pueblo, son: el disfrute del medio ambiente, la conservación y enriquecimiento del legado histórico, cultural y artístico de los pueblos de España; el disfrute de una vivienda digna y adecuada, y el control de la calidad de los productos y servicios de utilización general y la información fidedigna sobre los mismos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de julio de 1978