Vecinos barceloneses contra el establecimiento de peaje en un tramo de la B-30

El acuerdo entre el Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo (MOPU) y la Generalidad de Cataluña, estableciendo el peaje en el tramo central de la autopista B-30 -tercer cinturón de Barcelona- no será aceptado por los vecinos.

«El establecimiento de peaje -indicaron las citadas fuentes- es una imposición del MOPU, contraria a la petición popular, avalada por los partidos políticos, desde UCD hasta la extrema izquierda. No entendemos cómo la Generalidad ha podido aceptarlo, y mucho menos que Tarradellas haya aceptado las presiones del Ministerio.»

Ayer tarde una comisión de entidades ciudadanas, integradas en la comisión de tráfico pesado que organizó la campaña pro gratuidad, celebró una entrevista con el ministro de Obras Públicas de la Generalidad, Narcis Serra. «Vamos a ella -señaló uno de los miembros de la comisión- con una actitud crítica, ya que todo ha sido una componenda entre la empresa concesionaria y el MOPU, agravada por la aceptación de la Generalidad, y el extraño silencio de los partidos políticos.» En concreto, señalaron las vinculaciones del diputado catalán y ministro de la Generalidad, Jordi Pujol, del actual ministro de Obras Públicas y Urbanismo, Joaquín Garrigues, y del financiero Narciso de Carreras, tío del ministro socialista de la Generalidad Narcis Serra, con la empresa concesionaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 27 de junio de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50