Más de 250.000 trabajadores secundaron la huelga del metal de Barcelona

Alrededor de 250.000 trabajadores del ramo del metal de Barcelona y su provincia, participaron ayer en una jornada de paro general convocada por las centrales sindicales del sector -CCOO, UGT, CNT, CSUT, USO, SU y SOC- para protestar por la marcha de las deliberaciones del convenio colectivo.

El paro superó las previsiones iniciales de las centrales sindicales, ya que en él participaron más trabajadores de los que incluye el propio censo del sector, el cual se aproxima a los 234.000 trabajadores. Ello es debido a que las grandes empresas metalúrgicas del cinturón industrial, que cuentan con convenio propio, se sumaron a la huelga protagonizando paros parciales. Así, hubo media hora de paro en SEAT (26.000 trabajadores) y paros parciales de una a tres horas de duración en Pegaso, Mevosa, Maquinista Terrestre y Marítima, Vanguard, Motor Ibérica y Lámparas Zeta.Las zonas que registraron mayor índice de participación fueron las comarcas del Bajo Llobregat, Vallés, Bages y Osona, con más del 90%, y las localidades de Sabadell, Tarrasa, Manresa, Sardanyola y Hospitalet. El paro fue también mayoritario en los barrios industriales de Barcelona ciudad, como Pueblo Nuevo y San Andrés.

Sobre las doce del mediodía y coincidiendo con la celebración de la quinta sesión de la comisión negociadora del convenio, numerosos grupos de huelguistas se concentraron ante los locales de la AISS, en la céntrica Vía Layetana, cortando el tráfico y portando numerosas pancartas relativas a la postura de la patronal.

La concentración agrupó en su momento álgido, a más de 80.000. huelguistas -entre 100.000 y 120.000, según CCOO y UGT-, y transcurrió en perfecto orden. Tan sólo al iniciarse la dispersión un grupo de personas no identificadas, las cuales lucían pegatinas de la CNT, intentó agredir a varios miembros de la comisión deliberadora, Los agresores pretendían lanzar por los altavoces del vehículo que ocupaban los agredidos un llamamiento, para continuar la huelga indefinidamente.

En el terreno de las negociaciones, hay que señalar que fueron varios los miembros de la parte empresarial que no comparecieron a la sesión. Con anterioridad, varios representantes de la patronal habían indicado que no asistirían a la negociación al sentirse coaccionados por la concentración obrera. Los restantes miembros de la patronal no hicieron nuevas propuestas, reiterando su ofrecimiento de 2.135 pesetas de aumento lineal, frente a las 8.000 que solicitan los trabajadores, negándose a discutir los temas de la amnistía laboral y los derechos sindicales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de mayo de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50