Cartas al director
i

Muestras médicas y "regalitos"

El personal que estamos trabajando en los diversos centros sanitarios del país y que no pertenecemos al cuerpo estrictamente médico, MIR hacia arriba, venimos observando desde siempre el gran negocio que de muchas formas se viene realizando por parte de los laboratorios farmacéuticos y los señores médicos para con el enfermo, que es, en definitiva, quien va a pagar el fraude establecido entre ambos. Me refiero al problema de las muestras médicas y del gran número de «regalitos» que ofrecen día a día y por cientos nuestra farmacopea española a los «legalmente reconocidos» senadores del pueblo.En este negocio se puede jugar con miles de millones. Si hacemos un estudio-balance podremos observar que raro es el médico que no recibe anualmente más de quinientas muestras farmacéuticas y que o se pudren en cajones o se las regalan a los amigos, e incluso algunos hasta las venden, y según la solvencia profesional, regalos que oscilan desde bolígrafos, agendas, pisapapeles, hasta coches y consultorios montados (lo sé de buena tinta). Y todo a cambio de qué, pues de recetar productos que, aparte de servir para bien poco, están cargados de cloranfenicol, corticoides, dibenzodiazepinas, anfetaminas, etcétera, que si no se utilizan mediante un control y en un tratamiento específico pueden resultar, administrados indiscriminadamente como se dan, muy tóxicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de marzo de 1978.

Lo más visto en...

Top 50