La Democracia Cristiana holandesa se afianza

Los demócrata-cristianos holandeses se convierten en el primer partido político del país, después de las elecciones provinciales celebradas el miércoles en Holanda. Aunque la consulta provincial no tiene en realidad influencia a nivel de Gobierno, el voto era esperado como un primer test político, entre oposición (socialista) y Gobierno (coalición demócrata-cristiana-liberal).El llamamiento demócrata-cristiano, que une a las tres tendencias demócrata-cristianas holandesas, obtuvo el 35,1% de votos. Subió el 3% en relación con las legislativas de mayo de 1977.

Los socialistas, que ganaron las legislativas, pero no lograron un compromiso de Gobierno con los demócrata-cristianos, progresaron sólo el 0,07% en las provinciales. Su porcentaje de votos fue de 33,9%, situándose como segundo partido político holandés.

Los liberales pierden puntos, y logran sólo el 17% de votos, mientras los pequeños partidos alcanzan porcentajes ínfimos, como los radicales de izquierda -Democracia 66- con poco más del 5%, o el Partido Comunista holandés, que logró sólo el 1,5%.

Andreas van Agt, primer ministro y líder de los demócrata-cristianos, sale reforzado de las elecciones provinciales. Sobre todo, ante la fragilidad de su coalición gubernamental, formada después de siete meses de crisis política, ante el intento fallido de reconducir la antigua coalición socialista-demócrata-cristianos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de marzo de 1978.

Lo más visto en...

Top 50