Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Espectacular subida de precios en la URSS

La crisis económica mundial afecta también a la Unión Soviética, país que se ha visto obligado a «regular los precios al por menor de algunos artículos». A partir de ayer, 1 de marzo, el café, el chocolate, la gasolina, bebidas alcohólicas, reparación y servicios técnicos de automóviles particulares, y artículos de joyería de oro y platino han experimentado una considerable alza, que llega al 60 % en los artículos de joyería. Por el contrario, los televisores en blanco y negro, aparatos electrodomésticos, tejidos y calzados, no han experimentado excesivas alzas.

El más espectacular de los incrementos ha sido el sufrido por el café, que actualmente tenía un precio de cuatro rublos y medio por kilo; en grano (540 pesetas), y ahora se paga a veinte rublos (2.400 pesetas). Por su parte, el café instantáneo ha alcanzado cifras astronómicas para el nivel de vida soviético: ahora cuesta el kilo sesenta rublos (alrededor de las 7.000 pesetas). Con estos precios, el Estado ahorrará una considerable suma de divisas al descender, lógicamente, el consumo.La gasolina para vehículos particulares sube entre el 60 y el 100 %; según el octanaje, un litro se pagará entre las 45 y sesenta pesetas. Se mantienen las tarifas de los transportes públicos y taxis; estos últimos subieron al 100 % el pasado verano. Otra medida que no ha sido anunciada ni por la agencia Tass ni en los periódicos, que en la mañana de ayer informaban sobre la regulación de precios, ha sido la subida de las bebidas alcohólicas, afectando solamente a las de importación y vinos y coñacs rusos de calidad, pero no al vodka. «El día que al Estado se le ocurra alterar el precio del vodka -nos decía con gracia un veterano taxista en la mañana de ayer- se repetirá la revolución de octubre.»

Por último, el presidente del Comité de Precios ha justificado estas medidas «como objetivo claro para aumentar el nivel de desarrollo de la agricultura, rebajar el costo de la producción industrial y mejorar la producción».

La vivienda no subirá

Asimismo, ha asegurado que las rentas de las viviendas no sufrirán alteración alguna «por ser una conquista revolucionaria señalada en la propia Constitución». Los soviéticos pagan por el alquiler de vivienda, incluidos gastos de electricidad, gas y agua, veintiocho rublos (3.360 pesetas) al mes, por cincuenta metros cuadrados, en los que deberán habitar cuatro personas. Para los extranjeros la tarifa es bastante superior. Por los mismos metros cuadrados se abonan 230 rublos; al cambio, cerca de las 30.000 pesetas. Sin duda, estas medidas afectarán también a los residentes en la Unión Soviética de otros países, quienes hace pocas semanas ya tuvieron el primer aviso con la subida de los automóviles made in URSS, en un 70 %.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de marzo de 1978

Más información

  • Afecta a productos de consumo generado