Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adolfo Marsillach, director del nuevo Centro Dramático Nacional

Adolfo Marsillach ha sido nombrado director del nuevo Centro Dramático Nacional, la primera de las realizaciones inmediatas proyectadas por el Ministerio de Cultura, tras ser aprobada en el Consejo de Ministros de la semana pasada la reorganización de los Teatros Nacionales y los Festivales de España.

El nombramiento de Adolfo Marsillach, pendiente de los trámites formales para su publicación, ha sido confirmado a EL PAÍS por Rafael Pérez Sierra, director general de Teatro, quien explicó además el funcionamiento del nuevo centro y sus mecanismos de organización y dirección.Según el señor Pérez Sierra, el director del Centro Dramático Nacional funcionará asistido por una junta consultiva, elegida de común acuerdo entre el nuevo director y el director general, y de la que formarán parte dos escritores y un hombre de pensamiento. «A la vista de los programas europeos, ingleses por ejemplo, se nota más que el teatro español está de espaldas a la gente que piensa en este país», dijo Rafael Pérez Sierra a EL PAÍS. «Esta reforma va, precisamente, en el sentido de acercar el hecho teatral a la cultura viva española». La junta consultiva, siempre según el director general, tiene como función programar independientemente, junto con el director, las actividades que se llevarán a cabo por el Centro. Se baraja ya el nombre de Fernando Savater para formar parte de este grupo, junto con dos autores teatrales «conocedores especialistas de teatro clásico, uno, y del contemporáneo el otro».

El nuevo Centro trabajará en dos salas especializadas y mantendrá un taller, centro de perfeccionamiento de actores, que estará dirigido especialmente a los integrantes de la compañía propia.

En dos locales madrileños, todavía sin determinar, se llevarán dos tipos de actividades teatrales distintas: por una parte, en una, teatro de repertorio, clásico y moderno. La segunda se dedicará al estreno de obras de autores fundamentalmente españoles. Para ello contará con un comité de lectura, que deberá ser nombrado por el director del Centro Dramático, contando con la junta. «En esta sala -dijo el director general de Teatro- esperamos la mayor agilidad posible, un ritmo de estreno de al menos cuatro o cinco obras nuevas al año.» «Si no se consigue así -dijo- es que los autores españoles no funcionan como debieran. Y de tal manera es ése nuestro propósito que, en caso de producirse un éxito comercial, estamos dispuestos a sacar la obra al teatro comercial, para evitar los tapones.

El director de ambas salas y del centro de estudio teatral -que se pretende que progresivamente se dedique, además de a la formación de actores, a la de personal técnico y de directores- es común, y «por supuesto, él no tiene que montar todo. Puede llamar a directores concretos para cada obra, aunque él monte las que le apetezcan».

Teatro infantil en el Palacio de Cristal del Retiro

A su vez, el propio ministro de Cultura, Pío Cabanillas, ha decidido la creación de un Teatro Nacional Infantil, que tendrá su sede en el Palacio de Cristal de los jardines del Retiro madrileño.En este nuevo teatro infantil se darán representaciones diarias de teatro de marionetas y de actores, así como manifestaciones dramáticas de los propios niños. Según la nota facilitada a la prensa por el propio Ministerio, «el Ministerio de Cultura, por decisión de su titular y con la aportación de un bien del que tiene su responsabilidad por pertenecer al Patrimonio Artístico Nacional, contribuye a que el Retiro, parque de la ciudad y lugar de concentración infantil, sea también un centro de recreo para los niños».

Sobre este tema, el director general de Teatro dijo a EL PAÍS: «Van a comenzarse inmediatamente las obras de acondicionamiento del Palacio de Cristal y, por supuesto, no se le va a tocar para nada ni en su estructura, ni siquiera se van a recortar sus funciones, sino más bien ampliarlo. El proyecto de acondicionamiento corre a cargo del arquitecto Javier Feducci y va a consistir en la superposición de un suelo especial para los niños y la solución de problemas térmicos, así como de un sistema de protección del sol, que lo atraviesa mediante unos toldos que tampoco molestarán a un edificio de catálogo, La idea de elegir este palacete ha venido porque es una auténtica plaza de fiesta, llena de luz, por la que se ven los árboles. Las representaciones, que serán diarias, y no sólo en las fiestas, serán con luz natural, porque psicológicamente los niños van a funcionar mejor, y además el ambiente de parque, de naturaleza, se aprovecha. Esperamos que junto al Teatro Nacional Infantil, que va a poder contar con dos escenarios

en funcionamiento sincrónico, se monte una escuela de marionetistas y otra de actores para niños. En el proyecto está contar muy principalmente, pero no en exclusiva, con los titulados de la Escuela de Arte Dramático. »

Al margen de estos temas, y dentro de las actividades del Ministerio de Cultura, el ministro se ha reunido con Eduardo Chillida, presidente del Festival de Cine de San Sebastián, y con su director, Mariano Larrandia, para gestionar la aportación económica que el Ministerio comenzará a dar al Festival a partir de su próxima edición.

En cuanto a la Dirección General de Música, se han dictado nuevas directrices para la realización del ciclo de intérpretes españoles, para la promoción de nuestros músicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de febrero de 1978

Más información

  • Actividades y nombramientos en el Ministerio de Cultura