Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La bala que mató a Manuel García Caparrós era reglamentaria

La bala que causó la muerte del joven José Manuel García Caparrós, ocurrida el día 4 de diciembre pasado en el curso de una manifestación pro autonomía andaluza, es del calibre 9 mm, es decir, del mismo que utiliza reglamentariamente la Policía Armada, según el informe que el Ministerio del Interior ha hecho llegar a la comisión investigadora de aquellos sucesos.

Como se recordará, la prensa recogió recientemente, de fuentes próximas a los forenses que realizaron la autopsia del joven, que la bala que le causó la muerte era de calibre 7,65. Esta noticia despistó a los miembros de la comisión investigadora, que en aquel momento aún no habían recibido el informe oficial del Ministerio del Interior, y que suspendieron momentáneamente sus pesquisas que partían de la suposición del origen policial del proyectil.Por ese motivo, el informe de la ponencia investigadora del Congreso de Diputados aún no ha sido finalizado, aunque se espera que pueda presentarse esta misma semana ante el pleno de la Comisión, como es el deseo del presidente de la misma, Juan Rovira, que ha urgido a sus componentes para que concluyan sus trabajos esta semana.

El mismo señor Rovira anunció, tal y como se informó ayer, que las sesiones de la Comisión tendrán lugar a puerta cerrada, de acuerdo con lo previsto en el Reglamento del Congreso. Igualmente será a puerta cerrada el pleno en el que presente el informe final de la Comisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de febrero de 1978

Más información

  • Según el informe del Ministerio del Interior