Elecciones sindicales

Mañana se inician las elecciones en Madrid

Unas 2.000 comunicaciones de convocatoria de elecciones sindicales en empresas madrileñas habían entrado ayer en los registros de la Delegación de Trabajo. Cuarenta y ocho horas antes del inicio formal de las elecciones, fijadas para la semana próxima por UGT y CCOO, se adivina una dura pugna entre ambas centrales por la batalla de Madrid en la que los demás sindicatos participan pensando que los resultados que alcancen les puedan ser vitales para su supervivencia.

Aunque el grueso de las elecciones en Madrid tendrá lugar en los próximos siete días, un centenar largo de empresas se habían adelantado a estas fechas y muchas otras (la mayoría de las que tienen dimensión nacional, entre otras) están previstas a lo largo del mes de febrero. El viernes último, según ha podido saber EL PAÍS, se habían comunicado a la Delegación de Trabajo los resultados de 115 elecciones celebradas conforme al decreto, que suponían la nueva designación de 110 delegados de personal y seiscientos componentes de comités de empresa. La afluencia de votantes calculada rondaba el 90% del censo, lo que presagia el calor y la importancia que van a tener los resultados de Madrid en la carrera electoral de las centrales.El codo a codo entre UGT y CCOO no se reduce a las campañas de las uniones o federaciones provinciales, ya que Madrid es sede de los organismos estatales de ambos sindicatos y la mayor caja de resonancia, por tanto, de sus campañas nacionales y de las declaraciones de sus ejecutivas. Los cinco millones de pesetas gastados por la Unión de Madrid de CCOO o los tres declarados por la federación provincial de Madrid de UGT son una mínima parte de la financiación de la propaganda que ambas centrales bombardean sobre el trabajador madrileño. Los presupuestos de las demás centrales son mucho más modestos, como ocurre a escala nacional: USO (dos millones), CSUT (medio millón) y SU (no facilitó cifras).

Además de los anuncios en los periódicos de difusión nacional y las cuñas en emisoras de radio, buena parte de los cuales son sufragados por las ejecutivas estatales, la propaganda en Madrid se está realizando a nivel de carteles, caravanas y mítines en barrios obreros o centros fabriles. Los actos electorales en el seno de la fábrica son los más utilizados por todos los sindicatos y constituyen casi el grueso de la campaña electoral de las centrales más modestas.

El metal, sobre todo el gran metal de Madrid y las empresas de menor dimensión de la zona de influencia de Getafe, son un feudo tradicional de CCOO. La UGT cuenta también con alguna influencia en las empresas de mediana dimensión fundamentalmente y en los técnicos y administrativos. De todos modos estos resultados, al desplazarse las elecciones en las grandes empresas fuera de la próxima semana, y al estar aplazadas en muchas de las pequeñas y medianas hasta después de la firma del convenio provincial, no van a conocerse en los próximos días.

En construcción, tras los enfrentamientos intercentrales de los últimos meses en tomo al convenio, el panorama no aparece claro, aunque CCOO y SU, entre el peonaje, y CCOO y UGT, entre los técnicos y administrativos, parecen llevar ventaja. El desenlace del convenio provincial y la solución al problema de los eventuales pueden variar, no obstante, cualquier previsión.

En hostelería parece destacada UGT sobre CCOO; en alimentación es muy fuerte la influencia de USO, así como en Sanidad. Transportes aéreos y ferrocarriles (excepción del Metro) son terrenos en principio favorables a UGT. En la EMT hay que considerar la fuerza del SU, y en Correos, la del CSUT, que también es importante en seguros. Químicas y textil se presentan muy reñidos entre las dos grandes y el resto de las centrales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 21 de enero de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50