Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ha muerto Jacques Tourneur, un clásico

La Filmoteca Nacional, proyectará tres de sus mejores películas

«Jacques Tourneur es uno de los más apasionantes, enigmáticos y desconocidos directores americanos», así comenzaba Miguel Marías su espléndido Acercamiento al cine fantástico de Jacques Tourneur. En efecto, en el desconocimiento, el olvido y el silencio ha muerto una de las más acusadas personalidades del cine americano, un maestro indiscutible.En su residencia habitual de Bergerac (Suiza) falleció el pasado 20 de diciembre. La televisión no dio la noticia. Sólo un diario barcelonés publicó una nota al respecto.

Hijo del realizador Maurice Tourneur clásico y pionero del cine americano que comenzó su carrera en Estados Unidos en 1914 y la finalizó en Francia en 1948, Jacques Tourneur nació en París en 1904. En 1913 marcha a Estados Unidos con su familia, debutando en el cine en 1924 como ayudante de su padre. Marcha luego a Francia, donde en 1931 dirige su primera película, Tout ça ne vaut pas l'amour. Realizará cuatro filmes en su país natal antes de regresar a Estados Unidos, donde, tras realizar una veintena de cortometrajes, comenzará con They all come out una prolífica carrera. En ella coexisten filmes negros y policíacos como Retorno al pasado, su obra maestra; westerns como Una pistola al amanecer, y Furia Salvaje, y filmes de aventuras como El halcón y la flecha y La mujer pirata. Pero donde la esotérica personalidad de Tourneur halla su mejor vehículo es, sin lugar a dudas, en el género fantástico.

MÁS INFORMACIÓN

En 1942 y 1943 dirigió dos películas para el productor Val Lewton -Cat People y I walked with a Zombie-, en las que podemos apreciar lo mejor del estilo Tourneur: su elegancia expresiva, una puesta en escena con clase, su acercamiento realista a temas oscuros, su forma de introducir lógicamente lo fantástico en lo cotidiano y una capacidad sin límites para inquietar al espectador.

El agudo crítico Andrew Sarris definió su obra diciendo que representaba «el triunfo del gusto sobre la fuerza». En estos días la Filmoteca Nacional le rinde un pequeño homenaje con la proyección de sus tres mejores películas: Retorno al pasado, La mujer pantera y I walked with a Zombie. Una muerte ignorada para una obra desconocida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de enero de 1978