Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jordania se acerca al frente árabe del "rechazo"

Rechazo total del Plan de paz begin, aprobado por el Parlamento israelí (Knesset), e indignación general por las declaraciones del presidente Carter contra la creación de un Estado palestino son las dos reacciones políticas esenciales que ayer se registraron, en tonos similares, en los principales países árabes implicados en el conflicto de Oriente Próximo: Siria, Líbano, Jordania y Egipto.El panorama político del área de Oriente Próximo empieza a clarificarse y a salir de la nebulosa en la que quedó sumido, víctima del sorprendente encuentro Sadat-Begin en Jerusalén hace, ya cuarenta días. El Gobierno jordano hizo un sensible aporte a la búsqueda de la claridad al rechazar "de manera formal" el plan de paz presentado por Begin en todos sus detalles a su Parlamento, y aprobado por la Cámara sin dificultades. El rey Hussein, a la vista del fracaso de la cumbre de Ismailía, de los sufrimientos de Sadat y de las pocas concesiones -en las cuestiones de ocupación de territorios y de autodeterminación palestina-, ha optado por quedarse al margen de la Conferencia de El Cairo, lo que significa permanecer más cerca del «frente de rechazo».

El «no» hachemita al programa negociador Sadat-Begin se suma así a las negativas ya avanzadas con anterioridad por sirios, palestinos, libaneses, libios y argelinos, que hoy nadan en la satisfacción ante los problemas reales que surgen en la negociación El Cairo-Jerusalén y que ponen cada vez más en peligro a la propia persona del presidente Sadat, recientemente propuesto a la candidatura del premió Nobel por otro laureado: el doctor Henry Kissinger.

Por si fuera poco, el presidente Carter parece haber radicalizado aún más el «frente de rechazo» y favorecido sus argumentos con sus declaraciones tajantes contra el nacimiento de un Estado palestino.

Egipto insiste en el Estado palestino

El presidente egipcio, Annuar el Sadat, afirmó ayer que estaba «decepcionado por la declaración de Carter contra un Estado palestino, y que ello retrasaría varios meses la posibilidad de un tratado de paz entre egipcios e israelíes». Sadat, serio y de frente con Carter, estaba obligado a reaccionar así, mientras su ministro de Asuntos Exterjores Kamel, le cubría la retirada por la fuga de Hussein d el campo negociador: Kamel declaraba que Egipto presentará contrapropuestas a Israel en la conferencia del comité político que se reunirá en Jerusalén el 15 de enero, y en presencia del secretario de Estado, Cyrus Vance. Kamel añadió que Egipto insiste en el Estado palestino y en la retirada total de Israel de los territorios ocupados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de diciembre de 1977

Más información

  • Reacción árabe al plan de Begin