Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Los métodos del eurocomunismo

Dimitri Panin, escritor ruso exiliado en Francia, ha manifestado recientemente su asombro ante el muro de indiferencia que ha generado cuando ha querido hablar en las universidades francesas o mantener debates con líderes políticos, especialmente marxistas. También le han llenado de extrañeza las dificultades que ha tenido que salvar para publicar sus libros en Europa occidental. Si a esto añadimos que, por criticar al marxismo, ha sido tachado de fascista y reaccionario, podemos comprender su respuesta al denunciar que «Europa, madre de la libertad, es también el cementerio de las ideas». Pero sobre todo es interesante la conclusión que saca de todo esto: «Como -intelectual -dice- sólo me queda pensar que los métodos marxistas se aplican ya en Occidente con éxito.».En efecto, la actitud de los líderes del eurocomunismo no responde simplemente a un deseo de lavar su imagen de las salpicaduras de barro que pudieran caerles por los métodos de sus partidos homónimos del otro lado del telón de acero, sino que está de acuerdo con toda. su filosofía política. Según ésta, la táctica a seguir en los países de Europa occidental, donde sería imposible una revolución al estilo chino-soviético, consiste esencialmente en una «revolución cultural». Su primer objetivo, hacerse con los medios de comunicación social., con las cátedras de Universidad y los demás puestos docentes, con el arte (al que consideran como expresión de ideología) desde la literatura ala música, en de"tiva, con todos los centros de influencia en la opinión y en las ideas de un país.

Una vez que la mayoria piense de acuerdo con la ideología marxista, el acceso al poder está asegurado.

Esto, que podría sonar a política-ficción hace unos años, es ahora, cada vez más, una realidad. El país donde más avanzado está este proceso es Italia, donde la ideología marxista es difundida a diario por gran parte de los profesores de las escuelas y de la Universidad, de los profesionales de los medios de infonnación, por la televisión y las casas editoriales. En España, el PCE tardará aún bastantes años en alcanzar la influencia que tienen el PCI y el PCF en sus respectivos países, pero cuenta ya con importantes medios para ello. El proceso es lento, trabajoso, pero eficaz. Los partidos comunistas, especialmente el español, saben que sólo obtendrán resultados a largo plazo..

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de diciembre de 1977