Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Canarias, la culminación de una crisis

La bala que mató al estudiante no fue disparada al aire, afirman los universitarios

Santa Cruz de Tenerife vivió ayer una jornada de calma relativa tras el grave incidente del día anterior en que perdió la vida el joven estudiante de veinte años, Javier Fernández Quesada. La ciudad amaneció en medio de un gran despliegue policial, para el que fue necesario la llegada de brigadas especiales antidisturbios de la Península. Los únicos incidentes registrados hasta la hora del cierre de esta edición se desarrollaron en La Laguna, donde hubo enfrentamientos de grupos de estudiantes con la fuerza pública. También se colocaron barricadas en la carretera general del norte de la isla. Según fuentes policiales han sido detenidas diecisiete personas a raíz de estos hechos. Durante la madrugada fueron tiroteados un jeep y un cuartel de la Guardia Civil.El general jefe de la primera zona de la Guardia Civil, Guillermo Gutiérrez García, llegó ayer a Santa Cruz de Tenerife para conocer, sobre, el terreno, los sucesos acaecidos en La Laguna. Partidos políticos, centrales sindicales y autoridades académicas piden calma a la población y condenan la violencia de algunos grupos radicales, así como la actuación de la fuerza pública. Informa nuestro corresponsal en Tenerife, Enrique Rey Pitti.

La bala que acabó con la vida del joven estudiante de Biológicas Javier Fernández Quesada, al mediodía del pasado- lunes en las escalinatas principales de la Universidad de La Laguna, fue disparada por la Guardia Civil. Según una nota del Gobierno Civil de la provincia. los miembros de la Benemérita dispararon al aire para intimidar a los estudiantes que desde las terrazas y alrededores del centro docente les hostigaban con piedras, por lo que suponen que el rebote del alguna de estas balas pudo alcanzar al infortunado estudiante.

Los universitarios que presenciaron el hecho, por su parte, afirman que la bala que acabó con la vida de su compañero fue disparada directamente contra la puerta de entrada de la Universidad en el transcurso de una carga de la Guardia Civil con fuego real. En su relato, los estudiantes aseguran que cuando la Guardia Civil se vio hostigada por las piedras que a, distancia les dirigían, éstos irrumpieron por la calzada central del campus disparando su metralletas y pistolas. Los disparos -añaden- se dirigieron contra los grupos que se hallaban en la zona cercana a la calle de Delgado Barreto (lateral a la Universidad), contra el Colegio Mayor San Fernando y contra la fachada principal de la Universidad, en cuyas inmediaciones y escalinatas se encontraban unos veinte alumnos, los cuales corrieron en medio de los disparos a refugiarse en el hall del edificio. Fue entonces cuando un guardia civil, que ha sido descrito como de baja estatura y delgado, apuntó con su pistola hacia los -que huían, apoyando la mano que empuñaba el arma en la otra, y alcanzó a Javier Fernández Quesada, que cayó mortalmente herido a pocos pasos de la puerta principal de la Universidad.Desde dentro, en el suelo, para no ser alcanzados por los proyectiles, varios estudiantes consiguieron arrastrar el cuerpo del joven hacia el interior del edificio. El herido tenía los globos oculares en blanco, se encontraba muy pálido y daba estertores de agonía. Al quitarle la camisa se le apreció una herida a la altura del esternón.

Dos estudiantes de Medicina le practicaron la respiración boca a boca y le hicieron un masaje cardíaco, pero a los pocos instantes falleció. Fuera -siguen diciendo los testigos-, la Guardia Civil seguía disparando contra el edificio, hasta que a los gritos de los estudiantes, y tras enseñar un pañuelo, blanco, lograron que la Guardia Civil dejará de disparar y permitiera sacar del recinto universitario el cuerpo del compañero herido.

Una de las balas disparadas contra los alumnos que se encontraban en las inmediaciones de la calle de Delgado Barreto fue a parar al patio del colegio anejo a la Escuela Normal de Magisterio y alcanzó en un hombro a un niño de diez u once años. Las lesiones son de carácter leve.

Alrededor de media hora antes de producirse los hechos en la Universidad fue herido en circunstancias aún desconocidas otro joven estudiante de Farmacia, Fernando Jaesuría Mártín, el cual se encontraba en la azotea de su casa en la calle de la Catedral. La bala le atravesó un hombro, y tras conducirlo al Hospital General fue operado, encontrándose en estado satisfactorio.

Petición de investigación parlamentaria

A raíz de este suceso, ayer por la mañana los parlamentarios tinerfeños del Partido Socialista Obrero, Español han dirigido sendos telegramas a los presidentes del Senado y del Congreso con el siguiente. texto: «Ante tristes sucesos de Tenerife, que tuvieron como consecuencia muerte de joven estudiante, y en la sospecha de irregular y desmedida actuación fuerzas del orden, le ruego ordene apertura de investigación parlamentaria.» '

Tanto en La Laguna como en Santa Cruz se volvieron a vivir ayer indescriptibles momentos de tensión. Fuertes contingentes de Policía Armada, reforzados con 250 números procedentes de la reserva general con base en Córdoba, llegados a la isla la noche anterior, patrullaron incesantemente las calles de ambas ciudades. Sobre las once de la mañana llegaron a Los Rodeos otros dos aviones que transportaban fuerzas antidisturbios.

En La Laguna la policía tenía totalmente bloqueado el acceso al cementerio, en cuya capilla ardiente se velaban, por parte de sus padres y hermanos los restos del estudiante fallecido. El cadáver fue trasladado en medio de espectaculares medidas de seguridad hasta el aeropuerto de Los Rodeos, donde salió a la una de la tarde rumbo a Las Palmas. Durante la mañana diversos piquetes actuaron por los comercios laguneros obligando a cerrar a los mismos. Las calles presentaban un desolador aspecto con apenas peatones ni tráfico rodado, temerosos los ciudadanos que volvieran a reproducirse los violentos enfrentamientos de la tarde anterior entre policías y manifestantes.

Fuentes oficiales informaron a Cifra, por otra parte, que sobre las dos de la madrugada del martes los ocupantes de un vehículo, cuyos datos se desconocen, dispararon contra un jeep de la Guardia Civil que prestaba servicio en la carretera que va de Santa. Cruz a La Laguna. Media hora después, otro vehículo efectuó dos disparos de escopeta contra el puesto, de la Guardia Civil de la localidad de Taco, próxima a la capital. No hubo heridos.

UGT y CCOO invitan a la calma

Los partidos políticos, en general, han condenado la desmedida actuación de la Guardia Civil, al tiempo que censuran la actuación de piquetes y de líderes y responsables, que sólo buscan crear un clima de terror y desestabilización en las islas», según el Partido Comunista, y piden, al pueblo serenidad en estos tensos momentos. So lamente diversas organizaciones políticas y sindicales de carácter radical han lanzado la convocatoria de una huelga de lucha como protesta y en señal de luto para la jornada de hoy miércoles, pero hasta el momento ni UGT ni Comisiones Obreras se han pronunciado por tal medida. En un comunicado conjunto hecho público ayer, ambas centrales sindicales, que agrupan en la isla a más de 25.000 afiliados, manifestaron que «entienden la existencia de causas y motivos más que sobrados para la convocatoria de una huelga general en pro testa por el grado de postración económica y social en que se, encuentran las islas, pero la conducción e integración del pueblo en la misma no puede hacerse por medio de la coacción y la violencia».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de diciembre de 1977

Más información

  • Convocada para hoy una jornada de lucha