Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayor concentración

Las previsiones de los organizadores se vieron desbordadas, y entre 350.000 y 400.000 sevillanos celebraron el Día de Andalucía recorriendo durante casi dos horas las calles del centro de la ciudad.La riada humana era tan impresionante que las cuatro quintas partes de los reunidos no pudieron oír la alocución que Alfonso Guerra (PSOE) dirigió a los manifestantes, en nombre de la Asamblea de Parlamentarios andaluces, desde el balcón principal del Ayuntamiento. Tras la lectura de este manifiesto -interrumpido por gritos estruendosos de que hable en andaluz- la muchedumbre guardó silencio mientras se oía el himno regional y ondeaban miles de banderas blanquiverdes.

Los parlamentarios de la provincia y dos representantes de cada uno de los partidos organizadores encabezaban la marcha, que iba precedida por la histórica bandera de Blas Infante portada por un grupo de niños. Banderas de todos los partidos, sindicatos y entidades ,ciudadanas y culturales y diversas pancartas -una con el lema Si Marco encontró a su madre, los andaluces encontraremos nuestra autonomía- daban significación unitaria y andalucista a la histórica jornada. Se dieron gritos de Autonomía para Andalucía, Emigrantes aquí, Andalucla grita, escuelas gratuitas, Gobierno escucha, la autonomía es nuestra lucha, Terrateniente, banquero, invierte aquí tu dinero, y otros.

La manifestación tuvo que dar comienzo con media hora de retraso para esperar a los miles de ciudadanos que, procedentes de los barrios y pueblos de la provincia, encontraron dificultades de tráfico para acceder al Prado de San Sebastián y también a causa de la actitud de unos doscientos militantes de Fuerza Nueva, en su mayoría muy jóvenes, que portando banderas exclusivamente nacionales, se concentraron delante de los manifestantes de forma provocativa. Antes de que llegase la fuerza pública, el servicio de orden consiguió que se retirasen, aunque se les invitó a integrarse en el grueso del cortejo, lo que no aceptaron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de diciembre de 1977