Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La Coruña

Renace el conflicto de As Encrobas

Vuelve a colear la ocupación de tierras en As Encrobas (La Coruña), donde la empresa Lignitos de Meirama construye una central térmica que explotará los lignitos de la zona. Según noticias sin confirmar que trascienden durante los últimos días, dificultades surgidas entre la empresa y los propietarios de los terrenos a ocupar pueden originar una próxima paralización de la central, en la que trabajan alrededor de ochocientos obreros.El asunto de As Encrobas no llegó a resolverse totalmente jamás. Desde hace varios años los vecinos mantuvieron una continua pugna con la empresa para defender sus derechos, lo que motivó incluso graves enfrentamientos con la Guardia Civil el 15 de febrero pasado. Difíciles negociaciones, en las que se exigió inicialmente el traslado de población y la movilización de buena parte de la oposición política a favor de los afectados, hicieron que el conflicto se convirtiera en uno de los casos más importantes de lucha campesina. Finalmente, el 12 de julio, empresa y afectados llegaron al acuerdo de que los vecinos venderían sus tierras a un precio fijado y la empresa concedería pensiones a. los mayores de 55 años y ofrecerla 350 puestos de trabajo para los desplazados de sus propiedades que estuvieran en edad laboral.

A mediados de septiembre los labradores de As Encrobas consideraron que la empresa estaba invadiendo nuevamente tierras que no había comprado todavía y una vez más volvieron a ponerse delante de las excavadoras para impedir que se ocupara sus propiedades. Lignitos de Meirama replicó el 23 de dicho mes opinando que quienes incumplían lo pactado eran los vecinos. Una comisión de afectados envió al día siguiente una nota a la empresa aclarando que se habían ocupado terrenos no adquiridos previamente, lo que originó una nueva respuesta de la empresa, y que el único y grave inconveniente que se estaba registrando era la negativa de algunos vecinos a vender sus propiedades al precio que se habla pactado el 12 de julio. Entre réplica y réplica, surge el rumor de que la empresa puede estar dispuesta a patalizar las obras. Y nadie ha podido confirmar ni desmentir tal rumor debido a que la empresa se niega a declarar algo concreto sobre el particular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de septiembre de 1977