Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Constitución interina de las dos Cámaras de las Cortes

En el Senado no hubo acuerdo entre los partidos y los independientes

Antonio Fontán, senador electo por Sevilla de la Unión de Centro Democrático, fue elegido presidente interino del Senado, con 132 votos, en el acto de constitución del Senado celebrado ayer en el palacio de las Cortes, donde, por primera vez, se reunieron los diputados y senadores elegidos en las pasadas elecciones del 15 de junio. Ramón Rubial, presidente del PSOE y senador electo por Vizcaya, obtuvo 92 votos.

La elección del presidente ocupó la mayor parte de la sesión de la mañana del Senado y en la misma se puso de manifiesto la inexistencia previa de pactos entre los partidos y los independientes. A diferencia del Congreso, donde desde el primer momento se podía saber cuál iba a ser el signo de las votaciones, dados los candidatos propuestos, en el Senado hubo inicialmente cierta indecisión, sobre todo entre los independientes y algunos de los senadores de designación real. Antes de iniciarse la sesión (convocada a las diez de la mañana en la antigua sala de comisiones del segundo piso del palacio de las Cortes) algunos senadores de designación real charlaban con los independientes sobre la posibilidad de apoyar a una candidatura común. El nombre de Carlos Ollero, senador de designación real, fue propuesto por alguno de ellos, ante las candidaturas de Fontán por la UCD y Rubial por el PSOE.Al parecer, el PSOE había intentado negociar días antes con algunos de los senadores de designación real independientes al objeto de que apoyaran a su presidente, Ramón Rubial, sin que prosperase esta negociación. La elección de Antonio Fontán no tuvo por tanto mucha dificultad, y no fue necesario acudir a la segunda vuelta, ya que la mayoría absoluta se conseguía con 123 votos (de los 245 emitidos) y el grupo de senadores electos por la UCD está integrado por 106 (a los que hay que sumar los de designación real de este partido).

El escrutinio de la votación dio el siguiente resultado: Antonio Fontán (UCD), 132 votos; Ramón Rubial (PSOE), 92 votos; Joaquín Satrústegui (liberal), siete votos; Manuel Irujo (PNV), cinco votos, Torcuato Fernández Miranda, un voto y ocho votos en blanco. Total: 245 votos, ya que tres senadores estuvieron ausentes por enfermedad.

Previamente al acto de elección del presidente interino del Senado, tuvo lugar la constitución de la junta preparatoria. A las diez de la mañana un letrado de las Cortes anunció que la junta iba a ser presidida provisionalmente por Rafael Calvo Ortega, senador electo por Segovia de la UCD, que fue quien primero presentó su credencial ante la secretaría de la Cámara. El presidente provisional invitó acto seguido a los senadores de más edad, Manuel Irujo (PNV) y Justo Martínez Amutio (PSOE) a formar parte de la mesa en calidad de vicepresidentes. La subida de Manuel Irujo al estrado provocó una larga ovación por parte de los senadores. Seguidamente los dos miembros más jóvenes de la Cámara, Miguel Cabrera, de veintinueve años, senador por Fuerteventura de la Asamblea de Majoreros, y Juan José Laborda, treinta años, senador por Burgos del PSOE, fueron invitados a subir a la mesa en calidad de secretarios.

Tras una consulta previa a la Cámara, el presidente provisional decidió levantar la sesión hasta las once y media, hora en que se iniciaría la elección de la mesa interina del Senado.

Durante el interregno, los senadores continuaron sus consultas en los pasillos y en el bar de las Cortes. La mayor parte de ellos visitaba por primera vez el palacio de la carrera de San Jerónimo, por lo que se produjo más de un despiste a la hora de encontrar el bar o el hemiciclo.

Como el Congreso había finalizado también el acto de constitución de la junta preparatoria, diputados y senadores se encontraron en los pasillos donde se produjo más de una escena insólita, como el saludo del presidente del Gobierno, Adolfo Suárez a la presidenta del PC, Dolores Ibárruri o el apretón de manos entre Rafael Alberti y Manuel Fraga.

Ollero pide un aplazamiento

A las 11.35 el presidente provisional del Senado, Rafael Calvo, abrió la sesión y seguidamente se procedió a dar lectura del real decreto de convocatoria de las Cámaras y de los recursos presentados contra la proclamación de senadores (uno en Fuerteventura uno en Palma, uno en Orense y uno en Zaragoza). El presidente obvió la lectura de las normas provisionales y de la lista de senadores por considerar eran conocidas por todos.

Al anunciar el presidente que iba a procederse a la votación para la elección del presidente interino a la Cámara indicando que los senadores debían ir provistos de su tarjeta de identificación (el ministro del Interior, Martín Villa, se ausentó en ese momento de la sala pues había olvidado su documentación), el profesor Carlos Ollero, senador independiente de designación real, pidió hacer uso de la palabra para comunicar una sugerencia a la Cámara.

Ollero señaló que le parecía improcedente llevar a cabo la votación sin un cambio de impresiones previo «dado el carácter histórico y trascendental de estos momentos» y argumentó que la elección en una Cámara debía ser producto de un consenso de voluntades tal como era habitual en otros parlamentos democráticos. Pidió al presidente un plazo suficiente de tiempo para que los grupos independientes cambiasen impresiones sobre el candidato a votar.

El presidente denegó la petición argumentando que había habido tiempo suficiente para ponerse de acuerdo desde que se publicaron las normas en el Boletín de las Cortes y que los medios de comunicación se habían hecho eco ya de quienes eran los candidatos propuestos por los distintos partidos.

Manuel Villar Arregui, senado para la democracia por Madrid, se sumó a la petición de Ollero «dado que no ha habido tiempo para establecer contactos» y solicitó también que se aplazara la votación. Lorenzo Martín Retortillo, senador de Unidad Democrática por Zaragoza, solicitó que se dijeran en público los candidatos para tener un conocimiento sobre quién votar y se sumó a la petición de aplazamiento. Igual hizo Benito Huerta, senador para la democracia por Santander.

Luciano Sánchez Reus, senador por Segovia de la UCD, se opuso al aplazamiento. El presidente señor Calvo intervino entonces para indicar que no era procedente la lectura de candidatos, ya que según las normas todos los senadores son elegibles y que no accedía a la petición de aplazamiento por lo que se iba a proceder a la votación.

La intervención del presidente fue replicada por Benito Huerta, quien pidió explicaciones sobre si la decisión había sido consultada con la mesa. Tras un cambio de impresiones entre los miembros de la mesa y el presidente se decidió suspender la sesión durante treinta minutos.

Antes de levantar la sesión tomó la palabra Luis Sánchez Agesta, senador designado por el Rey, para señalar que a fin de evitar la dispersión del voto se presentaran candidaturas avaladas, por ejemplo, con la firma de cinco senadores.

El vicepresidente, Fernando Abril, senador de designación real de la UCD, señaló que los senadores de su partido habían decidido proponer como candidato a Antonio Fontán por considerarle la persona idónea. A su vez Francisco Ramos, senador por Toledo del FISOE, presentó la candidatura de Ramón Rubial, presidente del PSOE, «cuyos méritos son los diecinueve años pasados en la cárcel por luchar por la libertad y la democracia». Finalizada la media llora de aplazamiento se procedió a la votación cuyos resultados reseñamos más arriba. Una vez proclamado el presidente interino del Senado, el señor Calvo levantó la sesión hasta las cuatro y media de la tarde.

Elección de vicepresidentes y secretarios

La sesión de tarde se inició con las votaciones para la elección de vicepresidentes. El PSOE volvió a proponer como candidato a Ramón Rubial, y la UCD a Juan Carlos Guerra Zunzunegui. Realizado el escrutinio sobre un censo de 239 senadores, resultó elegido primer vicepresidente Juan Carlos Guerra Zunzunegui, senador por Palencia de la UCD, con 127 votos.

Ramón Rubial (PSOE) obtuvo la vicepresidencia segunda, con 96 votos. Manuel Villar Arregui (PSOE) tuvo un voto, al igual que Wenceslao Roces (PCE). En blanco se computaron catorce votos.

Tras quince minutos de descanso, se procedió a la votación para la elección de los cuatro secretarios. Benito Huerta, senador independiente por Santander, propuso las candidaturas de otros dos independientes: Miguel, Cordero, senador por León, y Joaquín Navarro, senador por Almería.

Tras el escrutinio de los 241 votos emitidos, resultó elegído primer secretario Víctor Carrascal (UCD), con 129 votos; segundo secretario, Jaime del Burgo (UCD), con 124 votos; tercer secretario, Federico Carvajal (PSOE), con 72 votos, y cuarto secretario, Joaquín Martínez Bjorkman (PSOE), con 57 votos.

Miguel Cordero obtuvo 51 votos, Joaquín Navarro, 32, y un voto cada uno los siguientes senadores: Torcuato Fernández Miranda, Lluis María Xirinacs, Juana Arcey María Dolores Pelayo. En blanco se computaron seis votos. El presidente de las Cortes, senador real, se abstuvo de ejercitar su derecho de voto.

Tras un breve dliálogo entre el presidente y el senador Juan María Bandrés sobre la procedencia o no de hacerse cargo la mesa provisional de tres escritos dirigidos a la mesa interina por los senadores miembros de la Asamblea de Parlamentarlos vascos, el señor Calvo invitó a la nueva mesa interina a subir al estrado.

Antonio Fontán, nuevo presidente, se dirigió ala Cámara para señalar que, según lo dispuesto en las normas provisionales, convocaba la próxima sesión del Senado para las cuatro y rnedia de la tarde de hoy. El orden del día de esta sesión será la exposición y posterior debate del número mínimo de senadores y de los requisitos que los distintos partidos políticos han de reunir para integrar un grupo parlamentario.

Respecto a los tres escritos presentados por los senadores vascos, cuyo contenido recogemos en otro lugar de estas páginas, el geñor Fontán indicó que la mesa procedería a su estudio y examen, y daría cuenta a la Cámara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de julio de 1977