Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Partido Socialista Vasco gira a la izquierda

«No tiramos la toalla, seguiremos existiendo.» ESB (Partido Socialista Vasco) desmentía así ayer en Bilbao las noticias que en torno a su desaparición o reconversión habían circulado en los últimos días.Iñaki Aldecoa -secretario general de ESB-, Tomás Caballero y José Aralzábal explicaron a los informadores vascos la posición y futuro del Partido Socialista Vasco, considerado por muchos como el gran derrotado junto al PC en las elecciones de Euskadi.

Opinan los dirigentes de ESB que fundamentalmente el pueblo vasco ha votado igual que lo hizo antes de la guerra civil (un tercio a la derecha centralista, un tercio a la izquierda centralista y un tercio al nacionalismo).

«El electorado vasco -afirmó Iñaki Aldecoa- está todavía «verde». El miedo, la búsqueda de la seguridad y el escaso espacio de tiempo para la actividad de los partidos después de cuarenta años, han hecho que la clarificación política no se haya producido todavía. Estamos como antes de la guerra. Esa es quizá la causa de que una alternativa «adelantada» y de futuro como es el socialismo vasco que propugna ESB no haya llegado a calar entre el pueblo.».

El Partido Socialista Vasco piensa en su relanzamiento en las próximas elecciones municipales, verdadero caballo de batalla, junto al tema de la autonomía en Euskadi en los próximos meses. ESB propugna ahora como solución de fuerza frente al binomio PNV-PSOE la unidad de acción de la izquierda vasca.

Nosotros -señaló Iñaki Aldecoa- somos partidarios de ir a la creación de una gran familia socialista vasca; un gran grupo socialista vasco con base autónoma. En él podríamos estar ESB, los partidos que componen la coalición Euskadiko Esquerra y las demás fuerzas del KAS.

Sobre el tema de la autonomía, Iñaki Aldecoa señaló que son muchos los partidos que han levantado la bandera de la autonomía, empresa en la que algunos escurrirán el bulto y otros es posible que se «quemen». «De todas formas -afirmó-, lo que está claro es que el tema de la amnistía puede ser "pecata minuta" al lado del tema autonomía si la Constitución no recoge las aspiraciones autonomistas del pueblo vasco. Y detrás puede estar ya ETA apoyando la lucha de ese pueblo...»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de junio de 1977