Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Aclaración sobre una esquela

Nos hemos visto dolorosa y desagradablemente sorprendidos por la inserción en EL PAIS, correspondiente al día 19 de abril, de un extraño recuadro, a modo de esquela mortuoria en memoria de los trabajadores muertos por la amnistía y los derechos del pueblo, entre los que se, incluye a nuestro primo-hermano Clemente del Caño Ibáñez, ajeno por completo a los motivos que en estos pasados días han ensangrentado la tierra vasca.Clemente del Caño Ibáñez resultó muerto en San Sebastián, arrollado por un vehículo que iba lanzado a gran velocidad, cuando trataba de retirar de la autopista -donde estaba empleado- una barricada colocada por un grupo de manifestantes.

Ni había secundado la huelga, ni se había sumado a los manifestantes. Todo lo contrario, se encontraba cumpliendo con su deber de cada día.

Recogiendo el sentir de toda la familia, protestamos por la indiscriminada manipulación de su nombre, para fines absolutamente contrarios a las motivaciones de su muerte y a los ideales y convicciones que el muerto profesaba.

Profundamente consternados, no llegamos a entender cómo es posible dar acogida en las páginas de una publicación tan prestigiosa, a un texto inequívocamente sospechoso, sin efectuar previamente las comprobaciones necesarias y contar o no, con la autorización de las respectivas familias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de mayo de 1977