Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

David W. Pike: "Una confederación europea es una idea del futuro"

«Tal vez en la Europa del futuro pasaremos a ser todo el continente una confederación para formar los Estados Unidos de Europa, pero es una idea del futuro, no de esta década. El problema de la fragmentación es más serio en los países más viejos, como España, Inglaterra y Francia, que en los nuevos, como Alemania e Italia, donde existe un grado más elevado de gobierno regional», declara a EL PAIS el historiador David Wingeate Pike, que ayer pronunció una conferencia sobre Francia y la guerra civil española en la facultad de Económicas de la Universidad Autónoma, dentro del ciclo dedicado a los diversos aspectos de la guerra civil.David W. Pike es profesor de Historia y Ciencias Políticas de la Universidad americana en París. Ha publicado Vae Victis! Los republicanos españoles refugiados en Francia, 1939-1944 (Ruedo Ibérico, 1969) y Les français et la guerre d'Espagne (1975), de próxima aparición en castellano.

«Las investigaciones históricas -declara el profesor Pike- que he señalado en mi conferencia se refieren al papel de la prensa francesa en la guerra de España, la política del Gobierno Blum y la relación de las piritas españolas y la industria bélica francesa. Entre los liberales hay una mala conciencia por las condiciones átroces que tuvieron que pasar los refugiados españoles en Francia. Frente a los 2.000 niños que fueron a la URSS y los 50.000 exiliados en países latinoamericanos, Francia tenía en marzo del 39 un mínimo de 236.000 republicanos confinados en más de quince campos de concentración. El Gobierno francés no aprovechó nunca esta enorme cantidad de españoles, muy desmoralizados pero siempre antifascistas de corazón, en la guerra contra Alemania. En los archivos franceses no hay estadísticas de los que murieron en los campos.»

Otro aspecto investigado por el profesor Pike es la propaganda realizada en Francia. «La cuestión de Guernica fue el caso más sensacional de propaganda. La oficina republicana de propaganda se instaló en París, en octubre de 1936. La propaganda del Movimiento Nacional no fue necesaria, ya que la mayoría de la prensa francesa apoyaba a Franco. Las manifestaciones pro republicanas eran más evidentes que las franquistas. Los verdaderos fascistas franceses no quisieron luchar en España. Unos 10.000 franceses estuvieron en las brigadas internacionales.»

El profesor Píke, que vivió en España en los años 50, concreta unos rasgos de la actualidad política. «El Rey ha hecho muy bien en llevar una trayectoria moderada pero vital; es lo que faltaba a la II República: una fuerza moderada que no es pura neutralidad. El Rey ha seleccio nado los mejores elementos de los slogans de la guerra civil: justicia, legalidad, orden y patria. Los jefes del PCE se comportan como conservadores. La actitud de Carrillo está a medio camino entre Berlinguer, muy independiente, y la actitud de Marchais, que es deleznable.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 1977