Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Gente

Los propietarios

del lujoso trasatlántico France, que quedó fuera de servicio hace dos años y medio, han decidido organizar una subasta de las 26.000 botellas de vino que quedaban aún en la bodega. Se espera recaudar la suma de cuarenta millones de pesetas. Se venderán en lotes de doce y cada una de las botellas lleva el sello del barco. Para cada viaje, el trasatlántico cargaba 60.000 botellas de vino y solían consumirse, por término medio, unas 10.000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de mayo de 1977