Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo Federal alemán rechaza un plan del Gobierno

El Gobierno de Bonn ha sufrido una derrota esperada en el Consejo Federal. El Bundesrat, segunda Cámara legislativa de la nación, ha rechazado por una absoluta mayoría la elevación de la tasa al valor añadido de un 11% a un 13%. El Gobierno se proponía dedicar la mitad del volumen que se recaudase por encima del 11 % actual a enjugar el déficit presupuestario ya «nivelar» aquellos sectores productivos a los que afecta una reducción de ingresos, como la sanidad.El que el proyecto de reforma no vaya a entrar en vigor el primero de enero del próximo año, como desea el Gobierno, es una derrota significativa para la coalición social-Iiberal, aunque se esperaba, contando con que la Unión Democristiana cuenta en el Bundesrat con veintiséis escaños, frente a quince detentados por el sector socialdemócrata-liberal. El factor inquietante en esta decisión del Consejo ha sido en realidad la postura de los representantes de los gobiernos, regionales del Sarre y Baja Sajonia, en los que, desde hace pocos meses, comparten la responsabilidad liberales y democristianos. A pesar de que al formarse estas coaliciones en Hannover y Saarbruecken la fracción liberal garantizó que no actuaría contra el criterio de la coalición de Bonn en cuestiones decisivas, al final se ha impuesto lo contrario.

Oposición sindical

La discusión política sobre una reorganización impositiva no quedará en la decisión del Bundesrat. La segunda parte de la oferta del Gobierno, consistente en «aliviar» de cargas fiscales a un sector del empresariado se ha considerado en la Democracia Cristiana como «estimulante, pero insuficiente».

Mientras tanto, sindicatos y agrupaciones de consumidores han pedido que en modo alguno se otorgue este trato especial a los patronos, ni siquiera con espectativas de creación de nuevos puestos de trabajo. Por razones distintas, el proyecto del Gobierno no ha encontrado eco ni en la oposición ni en los organismos laborales. Todas las centrales sindicales han calificado como «asocial», especialmente para los jubilados y personas con una economía débil, el propósito de incrementar la tasa al valor añadido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de mayo de 1977

Más información

  • Sobre el aumento de un impuesto