Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Los partidos, ante el movimiento ciudadano madrileño / 2

Autonomía municipal y ayuntamientos democráticos, bazas electorales inmediatas

La presencia política de los partidos en los barrios es, para unos, inevitable, y para otros, una constante amenaza por lo que supone de castración de la iniciativa popular. Los primeros pasos del movimiento ciudadano estuvieron apoyados por los partidos de izquierda, fuera del juego político oficial, que veían una manera de penetración y de ejercicio depresión política. En este segundo capítulo de la encuesta coordinada por Angeles Garcia se recogen las opiniones de dos partidos que habitualmente han estado desligados del crecimiento del movimiento asociativo, Partido Popular y Federación de Partidos Demócratas y Liberales, y un tercer partido que, si bien no ha desarrollado una tan amplia campaña de penetración como el PCE o la ORT, tiene un indudable peso específico en los barrios madrileños, el Movimiento Comunista.

El Partido Popular (PP) es uno de los grupos menos vinculados al movimiento asociativo ciudadano. Su siglas nada o muy poco le dicen a cualquier vecino de un barrio periférico madrileño. Todo esto no quiere decir que el PP haya olvidado los problemas de los vecinos que viven en condiciones deficientes o que no haya elaborado una alternativa municipal. Un miembro de la ejecutiva del partido, Manuel de Luna, nos explica las soluciones que ellos darían al Municipio madrileño y que serán dadas a conocer por medio de la campaña electoral ante las elecciones generales y, posteriormente, en las municipales.«Estamos muy interesados en potenciar el movimiento ciudadano, aunque somos conscientes de que, dé momento, no hemos conseguido una gran representación en las asociaciones de vecinos. Pese a ello, el PP se propone montar durante los próximos meses delegaciones en los barrios madrileños,en las que podrán colaborar y trabajar las entidades ciudadanas que lo deseen. Nuestra intención es conocer a fondo los problemas y deficiencias que sufre nuestra ciudad y colaborar, en la medida en que seamos capaces, en buscar soluciones rápidas y efectivas. La vivienda, la enseñanza, sanidad, carestía, etcétera, son cuestiones que requieren una urgente solución.»

Autonomía municipal

«En cuanto al programa concreto a desarrollar ante las elecciones municipales, aún no lo tenemos suficientemente perfilado, pero el tema municipal tal y como lo hemos tratado, de una forma global, ante las generales, se basa fundamentalmente en la democratización del Ayuntamiento. Esto quiere decir que todos los cargos deberán ser elegidos por sufragio universal y directo. No encontramos ninguna razón para que el alcalde de Madrid tenga que ser nombrado por el Gobierno como hasta ahora ha venido ocurriendo. También es tamos en contra de la Carta Especial de Madrid. Habría que suprimirla, aunque hay que tener en cuenta que el Municipio madrileño presenta una serie de peculiaridades en relación con otra ciudades españolas. Otro punto a tratar sería la clarificación de competencias entre los distintos organismos que actúan en la capital. Nos parece excesiva la cantidad de entidades que en un determinado momento pueden anular una decisión del alcalde. No estamos de acuerdo con que el Gobierno Civil de Madrid, por ejemplo, tenga poderes sobre el Ayuntamiento.«Esta autonomía debería extenderse a las juntas municipales de distrito, de forma tal que éstas tuvieran mucho más poder de decisión y acción del que ahora disfrutan a la hora de solucionar un problema determinado en una zona. En esta parcela, las asociaciones de vecinos podrían, desarrollar una importante labor proporcionando información en las juntas de las deficiencias de cada barrio.»

FPDL: elección de alcalde

La Federación de Partidos Demócratas y Liberales expone en su programa, de cara al Municipio y el movimiento ciudadano, dieciocho puntos que se dieron a conocer a EL PAIS a través de Ignacio Despujol, jefe del gabinete económico del partido.«Como partidario personalista -dice-, la política municipal que propugnamos es la que se deduce de esta filosofía que considera a la persona viviendo en sociedad, como su centro.»

Los puntos del programa de la FPDL son los siguientes:,

- Luz y taquígrafos en toda la gestión municipal. Control de la misma por delegaciones de vecinos oficialmente reconocidas como componentes para dicha función.

- Autonomía municipal.

- Elección directa del alcalde por los vecinos.

- Municipalización del suelo para erradicar la especulación galopante.

- Planificación urbana a medio y largo plazo.

- Atención preferencial a los barrios más necesitados. Dotación de infraestructura y servicios a los mismos.

- Estricto cumplimiento de la legislación existente sobre volúmenes y altura, contaminación urbana, etcétera.

- Construcción de escuelas Municipales.

- Creación de guarderías municipales.

- Creación de zonas verdes.

- Potenciar al máximo los transportes públicos, especialmente el Metro. Coordinar éste con la superficie. Servicio gratuito para jubilados y tercera edad.

- Creación de servicios especiales para minusválidos e impedidos.

- Fomento de zonas deportivas y de recreo.

- Política social en las concesiones de licencias de taxis, quioscos urbanos, etcétera.

- Vigilancia nocturna adecuada.

- Replanteamiento de la política de impuestos municipales para lograr una mayor justicia distributiva de las cargas.

- Sindicación de los funcionarios municipales para defender sus derechos.

- Política de austeridad económica.

MC: gran representacíon en los barrios

El Movimiento Comunista, MC, es la tercera fuerza política de los barrios madrileños. Al igual que otros partidos de izquierda, su intención ante las próximas elecciones generales es esbozar el programa que posteriormente desarrollarán y ampliarán en las municipales. Consideran que la forma óptima de presentarse a éstas sería formar una plataforma en la que se integrasen desde grupos cristianos hasta los partidos situados más a la izquierda. Javier Dorronsoro, miembro de la ejecutivay José Luis Martín Galindo, del comité locaL explicaron el programa. - Nuestro punto fundamental ante las municipales será luchar por los ayuntamientos democráticos. Pero partimos de que la democratización del Ayuntamiento no puede darse de manera aislada, sino en un contexto de libertades en el que estén reconocidos todos los partidos políticos y los derechos democráticos de reunión y expresión. El paso siguiente sería exigir la dimisión o destitución de todos los que ocupen cargos en el Ayuntamiento y juntas municipales de distrito, así como la derogación inmediata de la ley, especial de Madrid, ley del Régimen Local y la eliminación del sistema de tercios (sindical, corporativo y familiar) como forma de representación y elección en el Ayuntamiento.

«Para el caso concreto de Madrid, propugnamos el sistema de carta, no de ley especial, porque el primero se basa en la autonomía y la democracia. El Municipio adopta su propio régimen jurídico, organizativo y financiero, mientras que la ley especial se basa el centralismo.»

«Todos los cargos municipales deberán ser elegidos democráticamente. La elección de los concejales deberá hacerse por sufragio directo y por distritos municipales. El número de concejales a elegir en cada distrito será proporcional al número de electores, uno por cada 50.000 censados.»

«El alcalde de Madrid será elegido de entre y por los concejales, lo que equivale a decir que para ser alcalde hay que ser elegido previamente concejal. Esta elección se ratificará después mediante un referéndum municipal. Para los pueblos de Madrid, el alcalde debe elegirse por sufragio universal. Los cargos municipales durarán cuatro años y podrán ser revocados cuando lo solicite un número de personas igual a ta tercera parte de los votos obtenidos.»

«La estructura del Ayuntamiento debe pernutir una amplia participación y control popular. Los órganos de control del Ayuntamiento deben acercarse a los barrios y a los vecinos. Estos órganos deben ser un pleno municipal, con poderes ejecutivos y formado por el alcalde y los concejales. Este pleno elegirá una comisión de gobierno ericargada de ejecutar los acuerdos adoptados por el pleno y podrá tomar decisiones de escasa importancia. La alcaldía será un órgano de representación de la corporación, de la presidencia y de coordinar las sesiones, y, además, será el guardián de la autonomía muni cipal frente al poder central. El Consejo InfermunicipaI, formado por los concejales, delegados de los consejos de distrito, representantes de asociaciones de vecinos y por las organizaciones sindicales, desde aquí se controlarán los equipamientos públicos y será el marco de expresión de las reivindicaciones de las masas populares. Podrán rechazar o aprobar todos los programas generales de actuación municipal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de abril de 1977